Thursday, August 03, 2017

Habla Card. Parolin: Ningún fracaso del Vaticano en Venezuela. Promover la reconciliación, principal motivo del viaje de Francisco a Colombia


Aparece hoy una entrevista con el card. Pietro Parolin, Secretario de Estado del Vaticano, en el periódico de los obispos italianos, Avvenire, pág 04. Destacamos dos respuestas en traducción propia.

Usted ha estado muy empeñado en la crisis de Venezuela, interviniendo para facilitar las negociaciones. ¿Considerado el estado actual de las cosas debe considerarse un fracaso el compromiso de la Santa Sede?

No. No hay ningún fracaso. La diplomacia de la Santa Sede es una diplomacia de paz. No tiene intereses de poder ni político, ni económico, ni ideológico. El Papa recordó que cuando nos enfrentamos a una situación de crisis, siempre hay que considerar cómo opera la Santa Sede: es una diplomacia proactiva y no sólo reactiva, así que buscamos llevar siempre nuestra contribución. Si a veces esto no resulta lo importante es ponerse a trabajar. Así que no hablaría de fracaso. En el caso de Venezuela puede haber opiniones diferentes, pero lo importante es intentar dar respuestas viables dependiendo de la situación, sobre todo teniendo en cuenta las condiciones reales de la población y del bien común que debe venir primero que todo.

Diferente es actualmente la situación en Colombia que parece entró en una nueva fase histórica, aunque con muchas incógnitas e incertidumbres. ¿Se prevé posteriores desarrollos más positivos en vísperas de la visita papal?

Colombia es una esperanza y esperamos que esta tendencia positiva, a pesar de todas las debilidades y las dificultades que hay, pueda ser reforzada con la visita del papa Francisco. El Papa quiere ir a Colombia ciertamente por un motivo principal: promover la reconciliación. Creo que más allá de las fórmulas técnicas del acuerdo de paz lo que necesita el país es una profunda reconciliación en su interior de manera tal de emprender sobre bases sólidas el camino de la paz. Hay divisiones políticas, por lo tanto también políticamente este viaje es un signo fuerte.