Friday, July 21, 2017

Card. Rodríguez Maradiaga dice que no está previsto que el C-9 se diluya. El que tenga dudas sobre Amoris Lætitia no la leyó o la leyó mal

Cuando nos referimos por última vez al card. Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, Arzobispo de Tegucigalpa y coordinador del grupo de cardenales conformado por Francisco para que lo ayudaran en la reforma de la Curia Romana, que inicialmente eran 8 y ahora son 9, popularmente conocido como C-9, hicimos énfasis en su esfuerzos para obtener notoriedad, no se sabe si en vistas a un futuro cónclave. Lo recordamos porque esta nueva entrevista que ha concedido a Famiglia Cristiana va en la misma dirección.

En ella, para nosotros, suelta una declaración bomba, como es la de que al organismo al que inicialmente se le dio la característica de ser temporal, transitorio, momentáneo, perecedero, resulta que ahora es permanente y sin una fecha previsible para su disolución.

Eminencia, ¿de verdad no está previsto un fin para los trabajos del C9?

“Es justo así. El C9 es un organismo por ahora estable. Vinimos sólo para escribir una nueva constitución de la Curia romana que sustituirá la Pastor Bonus de Juan Pablo II, pero en el tiempo se ha vuelto una especie de órgano consultivo del Pappa, que se interpela sobre muchos temas. La Iglesia tiene necesidad de una reforma profunda de orden pastoral y misionario y no sólo de leyes nuevas”.

Pero también hay un aparte en la entrevista en donde se le pregunta por Amoris Lætitia.

Pero hay cosas sobre las cuáles algunos tienen dudas, por ejemplo, así ha sido sobre la Amoris laetitia...

“Quien avanza dudas, no ha leído el texto o lo ha leído mal. Aquella sobre las Dubia es una polémica inútil. El Papa antes de escribirla ha consultado los teólogos y ninguno ha nunca hecho cuestionamientos sobre la doctrina. La Amoris laetitia no cambia la doctrina. El Papa sólo ha hecho todo más explícito”.

Pero no ha respondido las dudas...

Para tener una respuesta basta leer bien la Exhortación. Sobre todo me pregunto por qué entre tantas dudas no hay expresiones sobre el comercio de armas, sobre la reducción constante de los recursos destinados al desarrollo, sobre la marcha atrás en materia de derechos humanos. Las palabras sobre el trabajo del Papa en Ginebra están destinadas a todo el mundo y deberían ser relanzadas por toda la Iglesia en modo más decidido, en lugar de dedicarse a polémicas sobre nada”.

La afirmación de que Francisco “antes de escribirla [Amoris Lætitia] ha consultado los teólogos y ninguno ha nunca hecho cuestionamientos sobre la doctrina”, suena bastante contradictoria con el hecho de que, según lo dijo el card. Christoph Schönborn recientemente en Limerick, Irlanda, pocos días después de haber sido publicada Amoris Lætitia, Francisco le preguntó directamente al card. Schönborn si la exhortación era o no era ortodoxa. ¿Cómos así, no le había consultado a teólogos sobre ello “antes de escribirla”, como dice el card. Rodríguez Maradiaga? Esto lo que refiere Austen Ivereigh —conste que citamos a un bergogliano— en un artículo para Crux, Jul-15-2017.

Schönborn reveló que cuando se encontró con el Papa poco después de la presentación de Amoris, Francisco le agradeció, y le preguntó si el documento era ortodoxo.

“Le dije, ‘Santo Padre, es totalmente ortodoxo’”, nos dijo Schönborn que le dijo al papa, añadiendo que unos días después recibió de Francisco una pequeña nota que decía: “Gracias por esa palabra. Eso me dio alivio”.