Monday, June 12, 2017

Francisco decide conservar “una noble tradición”

Y, así, nos decimos: «esto se puede hacer, esto no se puede hacer; hasta aquí sí, hasta allí no», cayendo en la «casuística» y en «una moral fría».

Francisco
Meditación durante la Misa diaria en la
Domus Sanctæ Marthaæ
Ciudad del Vaticano
May-09-2016


Teníamos la concepción de que Francisco estaba en contra de tantas tradiciones, pero hay algunas que si sirven a algún propósito específico, la orden es: ¡Consérvense!

Digamos, sólo a modo de ejemplo hipotético, que hay algunos cardenales residentes en Roma que están inconformes con el Papa de turno, que se citan con otros prelados y/eclesiásticos en una abadía de, digamos, Suiza, para maquinar cómo hacerle contestación a ese Papa, para ver cómo se puede hacerlo renunciar y para preparar la elección de un sucesor que les convenga más. En una ocasión así, ¿no sería útil que se supiera dónde están esos cardenales que residen en Roma, cuando vayan a esas reuniones?

El hipotético ejemplo no lo es tanto, porque eso ya ocurrió en el pasado, confesado por uno de los participantes, que no residía en Roma cuando eso ocurrió, pero hubiera sido útil saberlo si hubiera residido en Roma.

Pues bien, Francisco quiere saber a dónde van los cardenales que residen en Roma, cuando no están en Roma. ¿Será por aquello de que lo fue antes es figura de lo que será después?, no sea que vaya a haber más reuniones como las del hipotético ejemplo.

Infovaticana traduce el texto de una curiosa carta publicada por Francis X. Rocca, corresponsal de The Wall Street Journal, en su cuenta de Twitter, y firmada por el Decano del Colegio Cardenalicio, Card. Angelo Sodano, en la que cumpliendo el deseo de Francisco de conservar “una noble tradición”, notifica a los cardenales que viven en Roma que informen al Pontífice a dónde van cuando no están en Roma (con algunas adaptaciones).

PATRUM CARDINALIUM COLEGII
DECANUS

Del Vaticano, 31 de mayo de 2017

N. 122/2017

Su Eminencia,
Una noble tradición ha llevado siempre a los Cardenales que residen “in Urbe” a informar al Santo Padre, a través de la Secretaría de Estado, del período de su ausencia de Roma y el domicilio de su estancia.

El Papa Francisco ha pedido recientemente al Decano del Colegio Cardenalicio que recuerde fraternalmente a cada cardenal la oportunidad de mantener esa práctica, aún más en el caso de una prolongada ausencia de Roma.

Por mi parte, cumplo con satisfacción esta venerable misión, seguro de la máxima consideración que se le dará.

Finalmente, aprovecho la oportunidad para saludarlos en el Señor y les deseo lo mejor.

[firma autógrafa del Card. Angelo Sodano]

A los Emmos. Señores Cardenales
residentes en Roma


Entradas Relacionadas: La “noble tradición” que Francisco desea conservar, interpretada por unos bergoglianos.