Friday, May 26, 2017

Obispos de Bélgica: podrán comulgar todos los divorciados


Casi como un triunfo, y no era para menos, publica Vida Nueva, May-26-2017, con el titular que acaban de leer y empezando con la frase “los obispos belgas están con Francisco”, la decisión de los obispos belgas de garantizar acceso a la Sagrada Comunión a todos los divorciados vueltos a casar vía una carta pastoral de May-24-2017 (francés, neerlandés), ello basados en la ambigüedad que sobre el tema proporciona Francisco en su exhortación apostólica postsinodal Amoris Lætitia. Vida Nueva finaliza su artículo animando a otros episcopados a la traición: “Ahora solo hace falta que más episcopados les sigan”.

Ahora bien, ¿a alguien le extraña esto viniendo de la Iglesia belga?

Este el artículo aludido de Vida Nueva.

Obispos de Bélgica: podrán comulgar todos los divorciados

● El Episcopado belga publica una pastoral en la que, siguiendo las enseñanzas del Papa, permiten que comulguen los vueltos a casar que lo decidan en conciencia

Los obispos belgas están con Francisco. La Conferencia Episcopal ha publicado una carta pastoral en la que, siguiendo las enseñanzas del Papa a través de ‘Amoris laetitia’, abre la puerta a que puedan comulgar todos aquellos divorciados vueltos a casar que lo decidan en conciencia.

Acompañamiento, discernimiento e integración. Sin más. Los prelados siguen a Francisco sin fisuras, porque son conscientes de que todas las situaciones tienen sus peculiaridades. “No se puede decretar que todos los divorciados vueltos a casar pueden recibir la comunión. Tampoco que ninguno pueda hacerlo. El camino de cada persona requiere el discernimiento necesario para tomar una decisión pastoral en conciencia”, indica la carta recogida por Cathobel.

Los divorciados son parte de la Iglesia para Francisco. También para los obispos belgas. Sin reinterpretación alguna, los prelados se han lanzado a curar heridas. “Esa decisión también merece respeto. Entre el laxismo y el rigorismo, Francisco eligió el camino del discernimiento personal y de una decisión tomada con cuidado y en conciencia”, dice la pastoral. Ahora solo hace falta que más episcopados les sigan.