Thursday, May 11, 2017

Así fue la curación milagrosa que llevó a los pastorcitos de Fátima a la canonización


En esta información se precisan algunos detalles erroneos que publicamos en nuestra entrada inmediatamente anterior.

Información de la Oficina de Prensa del Santuario de Fátima, May-11-2017. Traducción Secretum Meum Mihi.

Los padres de Lucas, el niño cuya curación fue atribuida a la intercesión de los Beatos Francisco y Jacinta [Marto] manifestaron hoy en Fátima su “inmensa alegría por ser este milagro el que los lleve a la canonización”.

“Damos garcias a Dios por la cura de Lucas y sabemos con toda la fe de nuestro corazón, que fue obtenido este milagro por los Pastorcitos Francisco y Jacinta”, señaló João Batista, el padre del joven Lucas, hablando en su nombre y el de su esposa, Lucila Yurie.

“Pero sobre todo sentimos la bendición de amistad de estos dos niños, que ayudaron a nuestro hijo y ahora ayudan a nuestra familia”, añadió en su testimonio.

Los agradecimientos son también dirigidos a todos los profesionales de la salud que se ocuparon del caso y a todas las personas que rezaron por su hijo, también a la Postulación d ela Canonización de los dos beatos y al Santuario de Fátima, “por la invitación para este momento de gracia”.

El caso ocurrió el 3 de Marzo de 2013, a las 20:00 horas, cuando Lucas, con edad de 5 años, cayó de una ventana, de una altura de 6.5 Mts.

“Golpeó con la cabeza el suelo e hizo un traumatismo craneano muy grave, con pérdida de tejido cerebral”, relató, refiriendo que el niño fue internado en coma muy grave, sufriendo dos paros cardiacos, y los médicos les dieron pocas esperanzas de sobrevivencia.

“Comenzamos a rezar a Jesús y a Nuestra Señora de Fátima, a quienes tenemos mucha devoción. Al día siguiente llamamos al Carmelo de Campo Mourão, pidiendo a las hermanas que rezara por el niño. La hermana que recibió la llamada no pasó el recado a la comunidad”, contó, indicando que el mensaje sólo fue pasado a la comunidad al día siguiente.

“Una hermana corrió hacia las reliquias de los Beatos Francisco y Jacinta, que estaban junto al Sagrario y sintió ese impulso de oración: “Pastorcitos, salven a este niño, que es un niño como ustedes”. Consiguió convencer a toda la comunidad para que rezaran sólo con la intercesión de los Pastorcitos”, relató.

“Así lo hicieron. De la misma manera todos nosotros, en la familia, comenzamos a rezar a los Pastorcitos y, dos días después, el 9 de marzo, Lucas despertó, bien, y comenzó a hablar, preguntado por su hermanita. El día 11 salió de la Unidad de Tratamiento Intermedio y el día 15 se le dio de alta”, dijo João Batista.

Una curación, refirió, para la cual los médicos, incluidos los no creyentes, no consiguieron encontrar explicación.

El niño está completamente bien, “sin ningún síntoma o secuela”: “Lo que era Lucas antes del accidente lo es ahora: su inteligencia, su carácter, y todo igual”.

La información originalmente introduce en este punto el testimonio textual, el cual no traducimos.