Friday, March 17, 2017

Francisco dice que exorcistas han de “elegirse con sumo cuidado y mucha prudencia”...¿los eligen acaso los obispos?


Una inusual reivindicación por parte de un Papa —el actual u otro de tiempos recientes— sobre el papel, la existencia y la escogencia de los exorcistas, ha hecho hoy Francisco en su discurso a los participantes en el curso sobre el Fuero interno organizado por la Penitenciaría Apostólica.

Inusual también es que la sección en español del boletín diario de la Oficina de Prensa de la Santa Sede haya provisto inmediatamente una traducción al español del discurso.

La parte pertinente:

El discernimiento también es necesario porque, quien se acerca al confesionario, puede venir de las situaciones más disparatadas; podría tener también trastornos espirituales cuya naturaleza debe ser sometida a un cuidadoso discernimiento, teniendo en cuenta todas las circunstancias existenciales, eclesiales, naturales y sobrenaturales. Cuando el confesor se dé cuenta de la presencia de verdaderos trastornos espirituales - que también pueden ser en gran parte psicológicos, y esto debe apurarse mediante una sana colaboración con las ciencias humanas -, no dudará en referirse a aquellos que, en la diócesis están encargados de este delicado y necesario ministerio, a saber los exorcistas. Pero éstos tienen que elegirse con sumo cuidado y mucha prudencia.

Para nosotros constituye un llamado, así sea tácito, para que los Sres. Ordinarios abandonen esa inveterada práctica de no nombrar “exorcistas” es su jurisdicciones ó, peor aún, nombrar al primer imbécil que se les ocurra con el fin de salir a enrostrarlo para simular que sí han nombrado a alguien, llenando de iure la casilla de “exorcista”, pero sin ejercer de facto el oficio. Es decir, indefectiblemente siempre que se presente la oportunidad esos dizque “exorcistas” remiten las almas a los psiquiatras.