Thursday, February 02, 2017

Aceptada renuncia del arzobispo de Lipa, Filipinas

La ley de Murphy dice que toda situación mala es susceptible de empeorar, y en efecto... En épocas pretéritas nos quejabamos de que a los obispos cuando renunciaban antes de que cumplieran los 75 años, edad en que por ley deben renunciar, se informaba que el Santo Padre les aceptaba la renuncia a tenor del canon 401 § 2, en donde no se sabía si el renunciante abandonaba por motivos de salud o por qué otra razón grave, dejando así un cierto manto de duda. Pues a los quejosos, como nosotros, nos escucharon, porque ahora de los obispos con dichas características se informa escuetamente que la respectiva renuncia se les acepta y punto, sin mencionar a título de qué es aceptada.

Tal es el caso sobre el que ponemos ahora la atención. Se trata de Mons. Ramon Cabrera Argüelles, Arzobispo de Lipa, Filipinas, de quien la oficina de prensa de la Santa Sede informa hoy en su boletín:

El Santo Padre ha aceptado la renuncia al gobierno pastoral de la arquidiócesis de Lipa (Filipinas), presentada por S.E. Mons. Ramon C. Argüelles.

Para luego pasar a decir el nombre del sucesor.

La edad de Mons. Cabrera Argüelles es de 72 años, con lo que le faltarían tres años para llegar a la edad límite de su renuncia obligatoria. Y como lo omite la información oficial, pero se infiere, Mons. Argüelles renuncia por enfermedad u otra causa grave que le impedía seguir a la cabeza del gobierno de Lipa.

En los años recientes, Mons. Cabrera Argüelles fue objeto de atención —particularmente en los sacros palacios— porque había declarado “dignas de credibilidad” las presuntas apariciones marianas sucedidas en 1948 a la novicia carmelita Teresita Castillo, en las que pretendidamente Nuestra Señora se presentaba a sí misma como “Mediadora de todas las gracias”. Hecho al que la Congregación para la Doctrina de la Fe se opuso rotundamente, declarando el decreto de aprobación como “nulo e inválido”.

Y no es que estemos insinuando que a Mons. Cabrera Argüelles se le haya obligado a presentar su renuncia por este impasse, no; solamente hemos presentado unos hechos recientes a modo de referencia.