Wednesday, January 04, 2017

Mons. Athanasius Schneider: “En las circunstancias actuales Mons. Lefebvre aceptaría sin duda la propuesta canónica de una prelatura personal”



Adelante la Fe publica otra entrevista exclusiva con Mons. Athanasius Schneider (de la primera dimos cuenta aquí). Transcribimos una de sus respuestas, la cual se relaciona con la posible —próxima— regularización de la FSSPX/SSPX.

Excelencia, le voy a leer una cita. “Si parecemos estar en una situación anormal, es porque aquellos que hoy tienen la autoridad en la Iglesia queman lo que antes habían adorado y adoran lo que antes era quemado”, son palabras de Mons. Marcel Lefebvre. Con relación a la Fraternidad de San Pío X, Ud. ha visitado los dos seminarios por indicación de la Santa Sede y ha tenido conversaciones con S.E. Mons. [Bernard] Fellay; Ud. ha valorado positivamente los pasos que se están dando. ¿Cree que se dan las circunstancias para que la Fraternidad entre en plena comunión con Roma? Y de ser así, le pregunto también: ¿Ud. cree que esa sería la voluntad de Mons. Lefebvre?

Sí. Yo estoy convencido que en las circunstancias actuales Mons. Lefebvre aceptaría sin duda la propuesta canónica de una prelatura personal. Según aquello que yo leí sobre la biografía de Mons. Lefebvre y los escritos de él, él era un hombre muy espiritual, pero también muy práctico, un hombre con profundo sensus ecclesiæ, y aquella situación que él era... pienso que moralmente... como él se sentía obligado a hacer estar ordenaciones episcopales contrarias a la voluntad del Papa —en aquel tiempo—, él después declaró que él sentía en la conciencia el hacer esto. Y este era un acto extremo, que él sufría, y por eso el dice que esta situación —después él dice esto— no debería demorar mucho tiempo, porque si una comunidad demora mucho tiempo autónoma, autosuficiente canónicamente, es un peligro, un peligro de volverse autosuficiente y de perder una característica típicamente católica, que es la de estar sujeta a la autoridad del Papa, del Vicario de Cristo. Porque no podemos hacer depender nuestra sujeción al Vicario de Cristo de la persona del Papa. Esto no sería Fe, eso sería escoger partido, ¿no? Sino que la Cathedra Petri es siempre la misma, los Papas cambian y no puedo decir: Ahora este Papa no tengo confianza en él, no voy a someterme, voy a esperar hasta que llegue un nuevo Papa. Esto para mí no es un sentido católico, no es sobrenatural, es más humano. Falta precisamente sobrenaturalidad y más confianza en la Providencia Divina de que Dios es el que guía la Iglesia. Esto es un peligro para la Fraternidad de San Pío X cuanto más tiempo ellos sean autosuficientes. Y ya hay tienen algunas señales dentro de estos fenómenos negativos de autosuficiencia, de los que Yo hablé también a Mons. Fellay, que necesita no demorar más. Y si ahora la Santa Sede propone una estructura, Ellos pueden aceptar si la Santa Sede no va a exigir cosas que son contrarias a la identidad de Ellos. Sí, necesita aceptar y confiar en la Providencia Divina, no esperar ahora tener certezas 100%. No podemos. Yo deseo mucho que la Fraternidad de San Pío X pueda cuanto antes ser reconocida y establecida como estructura normal de la Iglesia. Eso sería para beneficio de todos, para Ellos mismos, y para Nosotros; y realmente sería una nueva fuerza especialmente en esta gran batalla por la pureza de la Fe en la Iglesia, que Yo dije a Mons. Fellay: Mons. Fellay, Excelencia, Nosotros necesitamos de Vuestra presencia, que podamos juntos con todas esas buenas fuerzas en la Iglesia tener una gran unión hoy para defender la Fe de nuestros padres, los apóstoles, para transmitirla a las otras generaciones; es nuestra vocación, la que Dios exige de Nosotros hoy. Con amor por la Iglesia, con amor por el Papa, siempre con amor por el Papa, rezando por él. Pero no practicando una especie de papolatría, eso no. Sino amando al Papa sobrenaturalmente, rezando por él, creyendo que él es el Vicarius Christi, Servus Servorum Dei. Y por eso Yo rezo y espero que la obra de Mons. Lefebvre , que él dejó en la Iglesia, va a ser reconocida y va producir todavía más frutos.