Wednesday, January 25, 2017

Francisco fuerza renuncia del Gran Maestro de la Soberana Orden Militar de Malta. Oficina de Prensa omite este detalle en comunicado


En el día de ayer el sitio Infovaticana había anticipado la renuncia del Gran Maestro de la Soberana Orden Militar de Malta, Fra’ Matthew Festing.

Según ha podido saber InfoVaticana, el Papa Francisco le habría pedido que presentara la renuncia tras la controversia de las últimas semanas. Matthew Festing fue elegido príncipe y Gran Maestre de la Orden en 2008, con carácter vitalicio.

Cosa que efectivamente ha confirmado hoy la Oficina de Prensa de la Santa Sede en un comunicado que dice así:

Ayer, 24 de enero de 2017, en audiencia con el Santo Padre, Su Alteza Em.ma Fra’ Matthew Festing ha presentado su dimisión del cargo de Gran Maestro de la Soberana Orden Militar de Malta.

Hoy, 25 de enero, el Santo Padre ha aceptado dicha dimisión, expresando a Fra’ Festing aprecio y reconocimiento por los sentimientos de lealtad y devoción hacia el Sucesor de Pedro y por la disponibilidad para servir humildemente al bien de la Orden y de la Iglesia.

El gobierno de la Orden será asumido ad interim por el Gran Comendador hasta que sea nombrado el Delegado Pontificio.

Como es notorio, a los de la Oficina de Prensa del Vaticano se les olvidó decir en el comunicado que la renuncia se presentó, pero que fue forzada por quien posteriormente la aceptó.

Hecho que dificilmente se puede pasar por alto. Tanto que ni el bergoglianísimo Andrea Tornielli ha podido obviar en su reporte para Vatican Insider, sitio que él dirige.

El Gran Maestro de la Orden de los Caballeros de Malta Matthew Festing presentó su renuncia siguiendo la petición de Francisco. Lo anunció a la Reuters un vocero de la Orden: «El Papa le pidió que renunciara y él aceptó». Fuentes de la Santa Sede han confirmado a Vatican Insider la noticia de la renuncia por petición.

Tal vez el olvido de la Oficina de Prensa de la Santa Sede en su comunicado sea más para acomodar la situación a aquello de que las renuncias no se piden sino que se aceptan.