Wednesday, December 07, 2016

Propuesta del card. Turkson: Que se haga un mano a mano sobre Amoris Lætitia


Nos gusta esa idea, que sea un “máscara contra máscara” o un “máscara contra cabellera” entre quienes defienden una u otra interpretación sobre Amoris Lætitia. La propuesta hecha por el card. Turkson, prefecto del nuevo Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, se lee en un artículo de Edward Pentin en National Catholic Register sobre los más recientes desarrollos en la actual controversia sobre las interpretaciones contradictorias de la exhortación apostólica postsinodal Amoris Lætitia. Traducimos el parte fundamental, es decir, la parte novedosa, que se refiere a la propuesta del acrd. Turkson.

CIUDAD DEL VATICANO - El Cardenal Peter Turkson ha propuesto poner en escena a todas las principales partes que debaten públicamente la correcta interpretación de la exhortación apostólica del Papa Amoris Laetitia (La Alegría del Amor) para que puedan escucharse y comprenderse una a otra.

“Para todas estas personas que han dicho cosas, cosas escritas, cada una en sus propios diferentes contextos, una gran cosa que podría pasar es tenerlos todos en el escenario”, dijo el Cardenal Turkson a National Catholic Register el 1° de Diciembre.

El prefecto del nuevo dicasterio para Promover el Desarrollo Humano Integral cree que ello podría ayudar a resolver las diferencias si ellos estuvieran “juntos, escuchando lo que los demás tuvieran que decir, y ver: ¿Cómo responderían y reaccionarían el uno al otro?”

El cardenal de Ghana estaba respondiendo a las diversas interpretaciones contradictorias del documento, así como a la publicación el mes pasado de las Dubia, cinco “dudas” que los Cardenales Carlo Caffarra, Raymond Burke, Walter Brandmüller y Joachim Meisner enviaron al Papa el 19 de Septiembre, con la intención de buscar claridad respecto a las ambigüedades y las diferentes interpretaciones que dijeron el documento ha generado.

[...]

Ya hablando más en serio, es más seguro que el Pontífice hable claramente y sin ambigüedades por los medios adecuados.