Monday, November 28, 2016

Biólogos rusos sostienen que religiones del mundo podrían haber surgido por actividad microbiana

Información de Sputnik News, Nov-27-2016 (lo que anteriormente se conocía como agencia RIA-Novosti).

¿Serán todas las religiones producto de la actividad de los microbios?

Biólogos rusos sostienen que todas las religiones que existen hoy en día en el mundo podrían haber surgido en el pasado por una cepa especial de bacterias que reprogramaron nuestro cerebro de tal manera que empezamos a creer en un plano espiritual.

Los biólogos de la Universidad Estatal de Moscú suponen que una parte o posiblemente todas las religiones contemporáneas podrían estar relacionadas con la actividad de varios microbios que viven en nuestro intestino u otras partes del organismo, informa un estudio publicado en la revista Biology Direct.

Aunque por ahora es difícil comprobar esta hipótesis, los científicos rusos subrayan que la existencia de estas cepas influye en varios factores relacionados con la fe. En primer lugar y debido a los más recientes descubrimientos, se sabe que las neuronas del intestino y del cerebro, así como la flora intestinal es capaz de controlar nuestro apetito, el riesgo a la obesidad, e incluso a los cambios de humor y de conducta.

En segundo lugar, los historiadores consideran que las religiones se difundieron por el mundo, gracias a las epidemias que fueron provocadas por virus y microbios.

¿Dónde habitan estos microbios y cómo es posible encontrarlos?

De acuerdo con los autores, las cepas 'religiosas' pueden habitar tanto en el intestino como en el cerebro de los humanos. Igual que la toxoplasmosis, estos microbios pueden penetrar a través de la barrera que hay entre el sistema sanguíneo y el nervioso.

Encontrarlos ahora es poco posible debido al hecho que nuestra flora intestinal tiene un montón de microbios y virus, cuyo número total supera 10 veces al número de células de nuestro organismo.

No obstante, los biólogos aseguran que en futuro próximo se crearán tecnologías que ayudarán a revelar el papel que desempeña cada microbio en nuestro organismo y tal vez podemos entender cuáles son responsables de propagar la religión.