Saturday, September 17, 2016

RIP P. Gabriele Amorth


Información de agencia ANSA, Sep-16-2016.

(ANSA) - ROMA, 16 SET - Don Gabriele Amorth, un sacerdote conocido como uno de los exorcistas más célebres del mundo, falleció hoy a los 91 años de edad. Padre Amorth había realizado a decenas de miles de exorcismos realizados. Algunos días le llegaban hasta 600 pedidos para alejar a los espíritus malignos.

Sin embargo, el mismo sacerdote decía que en realidad se había encontrado frente a verdaderas posesiones demoníacas sólo en un centenar de ocasiones. Decía lo que pensaba y no le interesaba tener una posición política "correcta". Entre las declaraciones que le dieron fama se destacan algunas referidas a las relaciones del maligno con la economía, visto que afirmó que "el diablo" había influenciado situaciones como la crisis de los mercados o incluso la recesión mundial.

Es precisamente el diablo -había precisado el "decano" de los exorcistas- el que impulsa elecciones económicas o financieras erradas con el objetivo de sembrar divisiones.

Padre Amorth, originario de la ciudad de Modena, había sido nombrado exorcista en la diócesis de Roma por el cardenal Ugo Poletti.

Era autor de varios libros, el más famoso de los cuales fue "Dios más bello del diablo", considerado como su testamento espiritual y humano.

El volumen afronta temas como el Bien y el Mal, la felicidad y la esperanza, además del poder de los medios de comunicación, la masonería y las sectas.

El pasado 8 de septiembre había recibido la "Medalla de la Liberación" por el importante rol que tuvo en la lucha contra el nazi-fascismo en Italia central.

El comunicado de prensa emitido ayer por la Sociedad de San Pablo y firmado por el P. Stefano Stimamiglio, Secretario General, anuncia:

P. GABRIELE AMORTH FALLECIÓ EN ROMA

Murió hoy 16 septiembre à las 7,50 PM horas (hora local) en Roma a la edad de 91 años el P. Gabriele Amorth, sacerdote paulino y exorcista de la diócesis de Roma. Desde hace unas semanas tenía problemas pulmonares y había sido internado en el hospital Gemelli, donde le asistieron con mucho afecto sus cohermanos y el personal sanitario.

[...]

Requiem aeternam dona ei, Domine, et lux perpetua luceat ei. Requiescat in pace. Ámen.