Saturday, September 24, 2016

El incansable esfuerzo de China por acercarse al Vaticano: ¡Persiguiéndo más duramente la Iglesia!

La última vez que tocamos el tema de la relación Vaticano-China, habíamos consignado las palabras la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, en las que manifestaba la sinceridad china “para mejorar relaciones con el Vaticano” y que “ha hecho esfuerzos incansables por ello”. Pues bien, en una muestra más de dichos “esfuerzos”, la agencia AsiaNews ha publicado lo que sería el nuevo reglamento de actividades religiosas en China, el cual endurece la histórica persecución del gobierno ateo chino a la Iglesia. ¡Si alguien cercano al card. Parolin está leyendo estas líneas, haga el favor de felicitarlo de nuestra parte, porque su östpolitik reinventado está funcionando espectacularmente bien!

Beijing difunde el nuevo borrador de reglamentos sobre las actividades religiosas. Aún más duro

Bernardo Cervellera

Multas de hasta 200.000 yuanes (27.000 euros) por “actividades religiosas ilegales” por parte de católicos u otros miembros de comunidades subterráneas. Entre las “actividades ilegales” figura la “dependencia del extranjero” (por ejemplo la relación con el Vaticano). Se predica la no discriminación, pero a los miembros del partido les está prohibido practicar una religión, inlcuso de manera privada. Control preciso sobre edificios, estatuas, cruces. Controles rígidos también en internet. Quizás sea el fin de las comunidades subterráneas.

Roma (AsiaNews)- Un nuevo borrador sobre los reglamentos relativos a las actividades religiosas fue difundido en China. Esta debería sustituir los reglamentos del año 2004. Respecto a éstos, el borrador es más largo: está dividido en 9 capítulos (en 2004 eran 48). Entre las aparentes novedades, hay un listado de reglas a seguir para la construcción de edificios religiosos y estatuas (después de la campaña de distribución de cruces e iglesias); diversas obligaciones sobre el uso de internet; precisiones sobre el personal religioso budista (tibetano) y católico. Maravilla también el monto de las multas que son aplicadas a quienes transgredan las reglas. Hay penalidades que llegan hasta 200.000 yuanes (más de 27.000 euros: el salario mínimo en Shanghai es de poco menos de 300 euros) por “actividades religiosas ilegales” o “viajes al extranjero y peregrinaciones sin el permiso del gobierno”.

Un contradicción en el Partido

De por sí, el borrador, publicado el 8 de septiembre pasado en el sitio de la Oficina del Consejo de Estado para los asuntos legislativos, habría sido hecho público para sus eventuales correcciones, consejos y enmiendas hasta el 7 de octubre. Pero un miembro confesó, lacónico, a AsiaNews: “Se dice que es un borrador, pero en realidad es el texto definitivo”.

La estructura ideológica del nuevo texto continúa siendo comunista como siempre: las actividades religiosas, para ser expresas, deben ser convalidadas y controladas por el Estado en todos los niveles: tanto en pueblos, condados, provincia, nación.

Sin definir qué es una religión y qué es la experiencia religiosa, los reglamentos (Art. 2) comienzan elogiando el hecho de que en China “los ciudadanos gozan de libertad religiosa”, y que ninguno “puede obligar a creer o no” y que “ninguna organización… puede discriminar a los ciudadanos que creen en una religión”.

Dicha afirmación está en contradicción con lo que sucede justamente en el Partido comunista chino, donde ya desde hace años se predica que los miembros no pueden adherir a ninguna religión, ni siquiera en privado, e incluso si siquiera después de haberse jubilado.

Si bien no definen qué es una religión, la primera parte del borrador hace una larga serie de cosas que las religiones “no deben hacer”: no crear conflictos con otras religiones o con quien no cree; no provocar divisiones étnicas; no favorecer el extremismo religioso; no dividir a la nación; no practicar acciones terroristas (Art. 4).

Religiones “sinizadas” y sin extranjeros

Para estar “según la ley”, las religiones deben ser “guiadas” por el gobierno del pueblo, por los departamentos para los asuntos religiosos, por las autoridades de condados y de pueblos, las cuales tienen el derecho a intervenir sobre las actividades religiosas (Art. 6).

Además, cada grupo religioso “debe adherir al principio de independencia y de auto-gobierno” y “no ser controlado por fuerzas extranjeras” (Art. 5). Estos principios son tradicionales desde tiempos de Mao Zedong, que primero quería destruir las religiones y luego - vista la imposibilidad de hacerlo- al menos controlarlas con mano dura con las asociaciones patrióticas, haciendo surgir iglesias y comunidades “independientes”. Paro tales principios han tomado un nuevo énfasis después del discurso del presidente Xi Jinping al Frente unido el año pasado, en el cual él puso en guardia contra las “influencias extranjeras” y decretó que si las religiones quieren vivir en China, deben “sinizarse”. La psicosis negativa sobre religiones maniobradas desde el exterior se refiere a los musulmanes de Xinjiang y a los budistas tibetanos, pero también el Papa y al Vaticano, con los nombramientos de los obispos, son sospechados de complot y de “injerencia en los asuntos internos de China”.

La “sinización” da un golpe también al personal extranjero que pueda ser invitado a las “escuelas religiosas” (seminarios, monasterios, etc.). El Art. 17 establece que los institutos deben pedir autorización para poder tener personal del extranjero, pero el permiso es sólo dado por el “departamento para los asuntos religiosos del Consejo de Estado”. Ya desde ahora se ven los frutos de esto: seminarios teológicos como el de Beijing, que una otrora hospedaba a decenas de docentes extranjeros, ahora logran, como mucho, obtener el permiso para recibir a dos o tres.

Los lugares de culto y las cruces

Para los lugares de culto hay un complicado proceso que debe ser realizado para obtener una aprobación, ante todo, para una construcción, el pedido deber ser pasando mes a mes por a todos los niveles del gobierno; sólo después podrá construirse dicho lugar de culto, que deberá, asimismo, tener el registro para su uso, lo cual implica otros meses más de espera (Art. 19-27). Permisos especiales son requeridos para instalar estatuas religiosas en el exterior de los edificios de culto (Art. 29-30). Además de los permisos, la comunidad religiosa debe aceptar la verificación del ministerio de asuntos religiosos. En todos los casos “está prohibida la construcción de grandes estatuas religiosas fuera de los templos e iglesias”.

La prohibición hace resonar nuevamente la experiencia de la campaña contra las cruces y las iglesias lanzada en Zhejiang hace dos años, para disminuir la visibilidad de los edificios cristianos, que tenían grandes cruces en las cimas de los edificios o de los campanarios. Además de destruir edificios que ya habían obtenido el permiso de edificación, el gobierno provincial ha publicado las reglas en las cuales se establecen la altura, la posición, las dimensiones y hasta el color de las cruces.

El control de Buda y de los obispos

El Cap. V (Art. 36-39) trata del “personal religioso”, que, para ejercer el ministerio, debe estar registrado en el Ministerio de Asuntos Religiosos. Hay dos puntos específicos. El primero se refiere a los “Budas vivientes” del budismo tibetano, cuya reencarnación “debe ser presentada -para su aprobación- al departamento para los asuntos religiosos del gobierno del pueblo”. Ya hace varios años que el Partido-gobierno estableció esta regla, que trata de prevenir la posibilidad de una reencarnación “no controlada” o “no aprobada” del Dalai Lama.

Otro punto específico es para los obispos católicos, los cuales deben ser registrados en el departamento de asuntos religiosos de la nación. Se especifica también que “aquellos que no hayan obtenido, o que hayan perdido las credenciales profesionales (el registro, ndr) no pueden realizar actividades como personal religioso” (N. 36). Diversos católicos expresan el temor de que este punto pueda endurecer la posición del gobierno hacia los obispos no oficiales, que no están registrados en el ministerio de asuntos religiosos, y que por eso realizan “acciones ilegales y fuera de la ley” si osan celebrar una misa o administrar los sacramentos.

¿Es el fin de las comunidades subterráneas?

Lo mismo se deduce del cap. VII, que trata de las “responsabilidades legales”, donde por actividades religiosas “ilegales” se es castigado “según la ley” y se revoca “el certificado de registro”.

De muchas diócesis chinas nos están indicando que con medios lícitos y menos lícitos el gobierno está invitando a los sacerdotes no oficiales a registrase en el ministerio. Lamentablemente -si bien en los Reglamentos no está escrito- dicho registro se realiza a través de la Asociación patriótica (AP), que es el organismo de control, cuyos estatutos (para edificar una Iglesia “independiente”) son “inconciliables con la doctrina católica”, tal como afirma la Carta de Benedito XVI a los católicos chinos. La mayor parte de los sacerdotes subterráneos estaría dispuesta a registrarse, si no fuese por la horca caudina de la AP. Queda el hecho de que estos nuevos Reglamentos parecen dar un golpe letal a las comunidades subterráneas: será ya imposible poder ejercer la propia libertad religiosa sin registrar los lugares de culto y el personal. Además, en caso de darse estas “actividades ilegales” podrían ser obligadas a pagar multas onerosísimas, de hasta 200.000 yuanes (Art. 67-68).

Entre las acciones “criminales” que merecen pesadas puniciones están “el aceptar el dominio de fuerzas extranjeras, aceptar sin autorización clero de grupos religiosos extranjeros u organizaciones, como también otros actos contrarios al principio de la Independencia religiosa y del auto-gobierno” (Art. 70,2). En la práctica, si un sacerdote italiano celebra por amistad con una comunidad o con un cura chino (“¡sin autorización!”) realiza uno de los delitos más graves: la comunión eclesial no cuenta; cuenta la aprobación del gobierno.

La criminalización contra todo aquello que afecta a “la independencia y al auto-gobierno” abarca también a internet: la información religiosa vía internet debe tener el permiso de las autoridades gubernamentales y “no debe contener contenidos prohibidos” (Art. 47-48).

En conclusión, leyendo todos los reglamentos, las religiones aparecen como un elemento sospechoso y peligroso, que sólo el control del “gobierno del pueblo” vuelve aceptable. Sin embargo, desde el inicio, los reglamentos proclaman la “libertad religiosa” disfrutada por todos los ciudadanos, sin ninguna discriminación.

Entre las prohibiciones discrininantes, están, en cambio- además de lo mencionado anteriormente referido a la prohibición a los miembros del Partido de ser religiosos- el hecho de que está prohibido "el proselitismo, llevar a cabo actividades religiosas, fundar organizaciones religiosas o establecer lugares y actividades religiosas en las escuelas del Estado” (Art. 4). Como contraparte, el Estado sí tiene el derecho de obligar y hacer asistir a lecciones de ateísmo y marxismo en las escuelas religiosas.