Sunday, August 28, 2016

Todos contra Aguer: Para parecer bergoglianos, los obispos argentinos rechazan al Arzobispo de La Plata

Hace dos días esbozabamos la teoría de que los obispos argentinos preferían hacer un desaire a un contradictor de Francisco —ibamos a escribir “enemigo”, pero menos mal no alcanzamos a hacerlo—, i.e, el presidente de la república, Mauricio Macri, aún a costa de parecer “de derechas” —el término lo tomamos de los propios labios del Pontífice quien, en su primerísima entrevista a un medio secular, se declaró “jamás haber sido de derechas”—. La incoherencia se incrementa más hoy, cuando los ilustres purpurados se van al lado opuesto del espectro para atacar a un otro contradictor de Francisco —ibamos a escribir “enemigo”, pero menos mal no alcanzamos a hacerlo—, i.e, Mons. Hector Aguer, Arzobispo de La Plata. Es decir, en esta ocasión los obispos argentinos se muestran liberales, contrario a lo recientemente ocurrido en el caso del presidente Macri.

Como el truco de un blog es escribir corto, se nos hace un tanto difícil sintetizar la situación, por lo cual anticipamos la disculpa de rigor en caso de extendernos.



No vamos a remontarnos al histórico distanciamiento Aguer-Bergoglio, no; nos situaremos en el presente, cuando a raíz de la habitual columna de opinión que Mons. Aguer escribe en el periódico platense El Día, hablamos de la de Ago-23-2016 (copia facsimilar en la imágen inmeditamente superior, click para ampliar), que se tituló “La fornicación”, causó rechazo en diversos ámbitos. No hablamos de los más liberales, los grupos de lobby LGBTI y demás, sino que también los obispos toman distancia.



En el periódico La Nación —ibamos a escribir “la oficina de manejo de imágen de Jorge Mario Bergoglio”, pero menos mal no alcanzamos a hacerlo— de Ago-28-2016, pág 26, aparece un artículo con el título “Molestia en la Iglesia por el modo y el lenguaje de monseñor Héctor Aguer” (copia facsimilar en la imágen inmediatamente superior, click para ampliar), el cual refleja la reacción de “la Iglesia” (sic) frente a la aludida columna de Mons, Aguer. En dicho artículo consignan las opiniones contrarias a Aguer de tres obispos, a los cuales el periódico les mantiene el anonimato.

Lo contradictorio es que de la posición conservadora que se observa por parte de los Sres. Obispos en el asunto de Macri, en el asunto Aguer asumen la posición contraria, liberal.

Se lee en un primer aparte del artículo de hoy en La Nación:

"Aguer no se aparta de una línea de la doctrina social de la Iglesia en materia de sexualidad y moral, pero el problema no es el contenido, sino el modo, el lenguaje y la oportunidad", clarificó a LA NACION un obispo del conurbano que le tiene aprecio y respeto intelectual, pero no comparte sus expresiones.

Allí va la opinión de un primer —anónimo— obispo.

En un segundo momento:

"Lo que dijo no expresa ni representa hoy una preocupación de la Iglesia, especialmente en momentos en que hay otros problemas más importantes", añadió otra fuente episcopal.

Esa es la segunda opinión de un —anónimo— obispo.

Más adelante, siempre en el mismo artículo:

Entre los obispos hay coincidencia en que la gente sabe y tiene en claro lo que piensa la Iglesia sobre moral sexual y matrimonio. "Pero hoy se intenta enseñar la doctrina en un ámbito de respeto por la libertad individual de los fieles. No es tanto el contenido, sino la forma, que a veces puede sugerir un cierto desprecio a las personas", indicó un obispo, consciente de que las posturas del arzobispo de La Plata no se alejan de la doctrina de la Iglesia. "En el fondo, la Iglesia toda la vida dijo lo mismo", agregó.

Esa la tercera opinión de un otro —anónimo— obispo.

Pero si quieren complacer al jefe, ¿no podrían estos obispos hacer un mejor esfuerzo para hacerlo sin mostrar sus evidentes incoherencias?


Entradas Relacionadas: Arzobispo de La Plata en referencia a un artículo de La Nación.