Friday, August 05, 2016

Papa causa desconcierto entre obispos italianos: “¿Dónde nos quiere llevar?”


Recientemente vimos en el blog de Sandro Magister una entrada que se recogía ciertas expresiones anónimas de algunos obispos italianos sobre Francisco, las cuales estaban publicadas por el periodista Luigi Accattoli en Il Regno. Evidentemente este artículo en español en La Tercera de Chile, Ago-05-2016, está también basado en lo publicado por Accattoli.


Papa causa desconcierto entre obispos italianos: "¿Dónde nos quiere llevar?"

► El veterano vaticanista italiano Luigi Accattoli recogió más de una decena de comentarios críticos de obispos italianos contra el Papa.

► Las declaraciones fueron publicadas en la prestigiosa revista italiana Il Regno, aunque sin identificar a los prelados.

“Habla mucho de sinodalidad, pero decide solo”, dice uno. Otro agrega: “Se toma libertades que incomodan a sus colaboradores”.

Juan Paulo Iglesias

“Me da la impresión que tiene una opinión negativa de nosotros los obispos y no entiendo de dónde le viene. Italia sigue siendo el núcleo duro de la Iglesia Católica. ¿Por qué nos pega?”. La declaración de un obispo italiano recogida por el vaticanista del diario Corriere della Sera, Luigi Accattoli, uno de los más reconocidos expertos de ese país en asuntos eclesiásticos, resume el sentimiento que, según él, existe en el episcopado peninsular desde la llegada de Jorge Mario Bergoglio al papado, en marzo de 2013. En un extenso artículo publicado en el último número de la revista religiosa Il Regno, el periodista difundió numerosas declaraciones de obispos de ese país recogidas a lo largo de varias conferencias en las que participó, aunque evitando identificar a sus fuentes. “No doy nombres, lo prometí a los interlocutores, pero les aseguro a quienes leen que todas las palabras que pongo entre comillas están cubiertas por solideos violetas”, escribe Accattoli.

Desde la primera reunión con la conferencia episcopal italiana en su calidad de máximo líder de la Iglesia Católica, en mayo de 2013, el Papa Francisco pronunció un duro discurso contra “las ambiciones por la carrera y la atracción por el dinero” que puede afectar la labor pastoral de los obispos. En esa ocasión fue considerado uno de los mensajes de autocrítica más fuertes de un Pontífice del que se tuviera memoria. “Fue de una firmeza que jamás se había escuchado”, escribió entonces el periodista francés Jean Marie Guenois en el diario Le Figaro. Esas críticas tensionaron el ambiente en la iglesia italiana y en la Curia romana. En una entrevista a La Tercera, el biógrafo del Papa Austen Iveregih reconoció hace algunos meses que aún “hay muchos que están desconcertados (en la Curia), que están diciendo, bueno pasará, llegó este Papa de Buenos Aires, pero eventualmente morirá y las cosas volverán a ser como antes”.

El artículo de Accattoli viene a confirmar que ese clima de confusión aún no se despeja. “Critica, insta a moverse, pero ¿dónde nos quiere llevar?”, se lamenta uno de los obispos citados por el vaticanista italiano. “Se toma unas libertades que incomodan a sus colaboradores de la Curia y a los responsables de la Conferencia Episcopal Italiana. Para muchos es como si se hubiera perdido la relación de confianza”, agrega otro. En general los obispos coinciden en cuestionar al Papa por delegar muchas decisiones a los obispos, pero sin dar lineamientos claros. “Los fieles continuamente nos critican señalando pero ‘si el Papa lo dijo’. En realidad entendieron mal, pero anda a convencerlos. Para él es fácil hablar, pero no toma en cuenta que nosotros estamos en la trinchera. Parece que no hubiera sido obispo”, señala un prelado. Otro incluso va más allá y critica el estilo de Bergoglio: “Habla mucho de sinodalidad, pero después decide solo. Una concentración personal tan fuerte del gobierno no se había visito nunca antes”.

A lo largo de sus más de tres años de Pontificado, el Papa Francisco ha enfrentado cuestionamientos dentro de la Curia romana, entre los obispos italianos y también de otras partes del mundo, como la iglesia de Estados Unidos. “Allí muchos esperan que el Papa sea el responsable de mantener bien claras las cosas para que ellos puedan llevar adelante sus batallas religiosas (…) pero Francisco hace más difícil esto, porque desordena las cosas”, señaló Ivereigh. Un problema que parecen compartir los obispos italianos y que el propio secretario del Papa, el obispo alemán George Ganswein reconoció hace unos días al diario alemán Schwabischen Zeitung. “Algunos obispos están realmente preocupados por el hecho de que la doctrina pueda sufrir debido a la falta de un lenguaje claro (…). La certeza de que el Papa es una roca sólida, el último anclaje, se está empezando a diluir”, dijo Ganswein, quien también fue secretario de Benendicto XVI.

El obispo alemán, sin embargo, agrega que “el hecho de que en la frescura de sus discursos el Papa a veces sea un tanto impreciso en comparación con sus predecesores, simplemente hay que aceptarlo. Es su forma de hablar, aun a riesgo de producir malentendidos”.