Wednesday, August 17, 2016

Habla prefecto del Nuevo Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida

Como ya saben, hoy se ha creado el nuevo superdicasterio de Laicos, Familia y Vida; al tiempo que nombraron su prefecto: Mons. Kevin J. Farrell, hasta ahora obispo de Dallas, Texas, Estados Unidos.

Pues bien, Mons. Farrell se ha pronunciado en su blog sobre el nombramiento.

Prefecto del Nuevo Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida

Me siento sumamente honrado que nuestro Santo Padre Papa Francisco me haya elegido para dirigir este recién formado dicasterio. Espero formar parte de la importante labor de la Iglesia universal en la promoción del laicado y su apostolado para el cuidado pastoral de la familia y apoyo a la vida humana de acuerdo a la reciente exhortación apostólica del Papa, Amoris Laetitia, la Alegría del Amor.

Aunque me siento muy agradecido por la confianza que el Santo Padre ha depositado en mí, la noticia me deja con sentimientos encontrados.

Dallas ha sido mi hogar durante 10 años y, desde el principio, rápidamente aprendí a amar a su hermosa gente y cultura. La profunda fe, bondad y generosidad de las personas de la Diócesis de Dallas superaron todas mis expectativas. Mis hermanos sacerdotes estuvieron entre los primeros en darme la bienvenida y les estoy sumamente agradecido por su colaboración, amistad, sabios consejos y oraciones. Un obispo no puede hacer nada importante en una diócesis sin el esfuerzo y cooperación de párrocos, sacerdotes, personal diocesano y personas. Creo que juntos hemos logrado alcanzar muchos objetivos, y hemos puesto en marcha otros, que continuarán edificando la Iglesia Católica en el Norte de Texas.

No puedo expresar suficientemente mi gratitud por todo lo que sacerdotes, personal y personas han hecho, y continúan haciendo, por mí y por la Diócesis de Dallas. Sé que mientras conversamos, nuestro Santo Padre se encuentra buscando al hombre adecuado que servirá como nuevo pastor principal. Estoy seguro que, a mi partida, el Obispo Greg Kelly se encargará de las necesidades de la diócesis durante el período de transición. Les pido que oren por él. Asimismo les pido que oren por mí mientras inicio este próximo e inesperado capítulo de mi sacerdocio. Que Dios continúe bendiciendo a la Diócesis de Dallas.

En el primer párrafo, Mons. Farrell menciona la exhortación Amoris Lætitia, sobre la cual en su momento dijo en su mismo blog (curiosamente la parte que vamos a traducir la escribió en inglés, aparte que abajo figura entre corchetes, pero no aparece en la traducción al español que proporciona el blog):

Hay quienes se sentirán decepcionados con este documento; algunos que sienten que no va lo suficientemente lejos para hacer frente a las esperanzas de aquellos en matrimonios irregulares, otros que sienten que compromete la enseñanza tradicional. En mi opinión, refleja la llamada de Jesús a su Iglesia para continuar su misión sanadora y salvadora.

[There are those who will be disappointed with this document; some who feel it does not go far enough in addressing the hopes of those in irregular marriages, others who feel it compromises traditional teaching. In my opinion, it reflects the call of Jesus to his church to continue his healing and saving mission.]