Tuesday, July 12, 2016

Obispo de Pistoia, Italia, contra oratorio lefebvriano

No en todos lados se vive la apertura hacia la FSSPX/SSPX como aquella de Francisco al dar validéz y licitud a las absoluciones de sus sacerdotes durante el año jubilar de la Misericordia, o como aquella reciente del obispo de Ratisbona, Alemania, que toleró las ordenaciones que se realizaron en el seminario de dicha Fraternidad en Zaitzkofen.

Información de Quinews Pistoia.it, Jul-12-2016. Traducción de Secretum Meum Mihi.

El obispo excomulga la iglesia hecha en casa

Monseñor Tardelli ha escrito a los fieles invitándolos a no frecuentar la “iglesia privada” lefebvriana construida por un cierto ciudadano en su casa

MONTALE — Una iglesia privada “hecha por ti”, construida dentro de la propia casa, en la cual se desarrollan celebraciones litúrgicas oficiadas por sacerdotes pertenecientes a la congregación lefebvriana.

Para la iglesia privada construida por Alessandro Meoni en su casa de Montale ha llegado la “excomunión” por parte del obispo de Pistoia Monseñor Fausto Tardelli. La carta está expuesta sobre la puerta de la parroquia de Montale y ha sido leída durante la misa dominical.

Sin citarlo nunca expresamente, Tardelli hace referencia a un oratorio “erigido en un lugar privado sin ninguna autorización eclesiástica” en la cual “se han celebrado y se celebran celebraciones litúrgicas por parte de sacerdotes pertenecientes a la Fraternidad San Pío X”.

El obispo, en su carta a los fieles de la parroquia de Montale, precisa que “la Fraternidad San Pío X no es una institución (ni parroquia, ni asociación) de la Iglesia Católica” y que, no obstante la revocación de las excomuniones a cuatro prelados de la Fraternidad, dispuesta por el Papa Benedicto XVI, “las cuestiones doctrinales permanecen y mientras no sean aclaradas la Fraternidad no tiene un estatuto canónico en la Iglesia y continúa estando en una posición irregular, no en plena comunión con la Sede Apostólica”.

“Esto basta —continúa el obispo— para que todo fiel sinceramente católico se mantenga debidamente alejado de las celebraciones que se desarrollan en el dicho lugar. Esto vale sobre todo para quien acoge y organiza tales celebraciones en ambientes de su propiedad”.