Tuesday, July 12, 2016

Mehmet Alì Ağca quiere convertirse en sacerdote


Difícil contar cuantas son las extravagancias que Mehmet Alì Ağca, el que le disparó a Juan Pablo II en la Plaza de San Pedro el 13 de Mayo 1981, ha dicho desde ese entonces (hemos reseñado algunas previamente aquí, aquí, aquí, aquí, aquí); ahora ha salido con que quiere ser sacerdote, y le pide a Francisco que lo acoja en el Vaticano. ¡Ah!, y también quiere peregrinar a Fátima.

Entrevista de Fabio Marchese Ragona a Ağca publicada en Stanze Vaticane, Jul-12-2016. Traducción de Secretum Meum Mihi.

¿Sr. Ağca por qué cambió sus declaraciones sobre el ataque al Papa miles de veces, tiene miedo de que alguien lo mate?

No, en absoluto, era necesario hacerlo, porque era necesario destruir la pista búlgara, que habíamos creado con los estadounidenses para golpear al imperio soviético. Después había acusado al Vaticano, pero era sólo por ira en contra de la Iglesia.

Y después relató una pista islámica con el ayatolá Khomeini quien le pidió que matara al Papa ...

Si es cierto que he acusado a Irán, lo dije, pero no era la verdad.

¿Pero estuvo en Irán?

Sí, es verdad, yo estuve allí, en enero de 1980 por cerca de unos 70 días. Pero yo no hice nada allí. Yo sólo fui porque tenía que huir del gobierno turco.

Ud. por primera vez admite haber estado en Irán y en este sentido hay un documento del dossier Mitrokhin en el que se dice que Ud. estuvo en Irán bajo la cobertura de la KGB...

Sí, por Kuczynski, el coronel Kuczynski, pero no quiero entrar en esta discusión porque hay un trabajo del Parlamento italiano y no quiero hablar.

¿Es cierto que quiere ir a Fátima?

Sí, me gustaría ir en mayo del próximo año, para el centenario de las apariciones marianas. Y allí orar, junto con el Papa, la Virgen, mi madre espiritual.

Ud. ahora tiene una denegación de ingreso en el espacio Schengen, debe permanecer en Turquía...

Yo vivo aquí como un jubilado que pierde su tiempo. Por eso quiero hacer un llamado al Papa Francisco, que me acoja en el Vaticano, y me convertiré en sacerdote.

¿Pero cómo le vino en mente?

Después de la visita a la prisión de Juan Pablo II yo había pensado en ello, he estudiado el Evangelio durante mucho tiempo...

Debería entrar en el seminario...

Conozco los libros sagrados mejor que muchos otros. ¡Que el Papa me acoja, seré sacerdote y celebrar misa si quiero!