Monday, June 13, 2016

¿Quiere el Vaticano —por fin— aconductar a la hermana Jeannine Gramick? Sería bueno que comenzaran por mentarla

En el Vaticano parecen ser supersticiosos (¡sarcasmo añadido!), con eso de mentar a la hermana Jeannine Gramick por su nombre. Ya en Febrero de 2015 dabamos cuenta de cómo ahora, con el “efecto Francisco”, había sido acogida en una audiencia general, pero en los saludos que al final de esas audiencias se suele hacer, sólo fue aludida como “grupo de laicos acompañados por una Hermana de Loreto”, esa “Hermana de Loreto” era Gramick. La hermana Gramick pasará a la historia como la cofundadora de New Ways Ministry, grupo anticatólico progay. Lo más importante, jamás disciplinada por ningún Pontífice, llámese como se llame.

Bueno, no sabemos si ahora con el “efecto Francisco”, se pretenda tomar cartas en el asunto, pero no se atreven a mentarla. Lo decimos por una reciente carta que escribio la superiora de las Hermanas de Loreto, Pearl McGivney, explicando que la Congregación para Religiosos (ya hemos dicho que el verdadero nombre es otro más largo) le ha enviado una carta, firmada por el prefecto card. João Braz de Aviz, invitandolas paar que vayan a Roma para “discutir algunas áreas de preocupación que surgieron durante el Proceso ce Visita Apostólica” de 2010, la cual en teoría ya había concluido sin que nada pasara. Así lo han anunciado en un comunicado de prensa puesto en la sección de noticias del sitio de internet de las Hermanas de Loreto.

El sitio Religión Digital dice en específico cuáles son los puntos que preocupan a la Congregación, presten atención al último:

1 - Su manera de promover la vida comunitaria y espiritual en la congregación a la luz de la definición de la que supone para la Iglesia la vida religiosa apostólica

2 - Una cierta ambigüedad en la que se refiere a la adhesión de algunas áreas morales y de la doctrina de la Iglesia

3 - La política de la congregación respecto a los miembros de la comunidad que mantienen posturas que no siguen la enseñanza moral de la Iglesia o sus prácticas litúrgicas.

Pues la hermana Jeannine Gramick es una de “los miembros de la comunidad que mantienen posturas que no siguen la enseñanza moral de la Iglesia”, si ser abierta promotora del estilo de vida homosexual es considerado tal en estos tiempos en el Vaticano.

Así que puede ser que el Vaticano, como dicen en Venezuela, le esté mandando razones a Santander para que las entienda Bolivar.