Friday, June 10, 2016

“Por expreso deseo del Santo Padre Francisco”, de ahora en adelante la memoria de María Magdalena, “Apóstola de los apóstoles”, será fiesta


El boletín diario de la Oficina de Prensa de la Santa Sede publica hoy el decreto (en latín) de la Congregación de la Doctrina de la Fe, firmado por el Prefecto y el Secretario, por el cual de ahora en adelante la memoria de María Magdalena pasa a tener categoría de fiesta. Al mismo tiempo se publica el nuevo prefacio (en latín), en el cual se le alude como “Apóstola de los apóstoles”. También aparece un comentario (en italiano) al respecto de Mons. Artur Roche, el cual inicia haciendo énfasis en que la publicación del decreto se hace “Por expreso deseo del Santo Padre Francisco”.

Seguidamente reproducimos la síntesis que publica en español el mismo boletín.

La memoria litúrgica de María Magdalena pasa a ser festividad, como la de los otros apóstoles, 10.06.2016

El cardenal Robert Sarah, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos ha emanado hoy un decreto en el que, siguiendo la voluntad del Santo Padre, establece que la memoria litúrgica de santa María Magdalena, que se celebra el 22 de julio, pase al rango de festividad. En la misa y en el oficio divino que se celebrarán a partir de ahora dicho día, se utilizarán los textos habituales utilizados en el Misal Romano y en la Liturgia de las Horas, pero la celebración de la Misa contará con un prefacio proprio titulado “de apostolorum apostola” (Apóstola de los apóstoles), que reproducimos a continuación en latín. Será tarea de los obispos, previa aprobación de la Santa Sede, hacerlo accesible en las diversas lenguas vernáculas.

Prefacio de Apostolorum apostola

Vere dignum et iustum est,

æquum et salutáre,

nos te, Pater omnípotens,

cuius non minor est misericórdia quam potéstas,

in ómnibus prædicáre per Christum Dóminum nostrum.

Qui in hortu maniféstus appáruit Maríæ Magdalénæ,

quippe quae eum diléxerat vivéntem,

in cruce víderat moriéntem,

quæsíerat in sepúlcro iacéntem,

ac prima adoráverat a mórtuis resurgéntem,

et eam apostolátus offício coram apóstolis honorávit

ut bonum novæ vitæ núntium

ad mundi fines perveníret.

Unde et nos, Dómine, cum Angelis et Sanctis univérsis

tibi confitémur, in exsultatióne dicéntes:

Sanctus, Sanctus, Sanctus Dóminus Deus Sábaoth…