Thursday, June 02, 2016

CDF anula e invalida decreto que reconocía como auténticas las apariciones de Lipa, Filipinas


“[E]l decreto del arzobispo Argüelles fechado 15 de Septiembre de 2015 es nulo e inválido”, es la contundente sentencia de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que se lee en un documento de cuatro páginas y cuarto y diez y seis parágrafos, el cual anula e invalida el decreto que en Septiembre pasado había emitido el Arzobispo de Lipa, Mons. Ramón Cabrera Argüelles, reconociendo como “dignas de credibilidad” las apariciones marianas de 1948 a una jóven carmelita en Lipa, de nombre Teresita Castillo, en las cuales la Sma. Vírgen se identificaba como “mediadora de todas las gracias”.

El documento de la CDF no se conoce en su totalidad, sino su aparte primordial, el cual fue dado a conocer por el propio Arzobispo de Lipa en un comunicado el pasado May-31-2016 (imágen). En él, hace saber que el documento de la CDF está fechado Dic-15-2015, y está firmado por el Prefecto, Card. Gerhard Müller, y pos el Secretario, Mons. Luis Francisco Ladaria Ferrer. Una copia del documento, dice Mons. Cabrera Argüelles, le fue entregada el pasado May-28-2016, en Lucena City, y su original le fue entregado en May-30-2016. Mons. Cabrera Argüelles dice ser su deber darlo a conocer.

Ahora procedemos a traducir el aparte promordial que en el comunicado de Mons. Cabrera Argüelles se lee de lo decretado por la CDF.

...a la luz del hecho de que la declaración de 1951 fue una decisión confirmada por el Sumo Pontífice y por tanto definitiva, consecuentemente, el asunto del fenómeno de Lipa no está sujeto a la autoridad del Obispo Diocesano local (cf. CIC can 333). Por tanto, el decreto del Arzobispo Argüelles fechado 15 de Septiembre de 2015 es nulo e inválido.

Aún más, esta Congregación confirma que la naturaleza definitiva del decreto de Abril 11 de 1951 por el cual los fenómenos de Lipa fueron declarados carentes de origen sobrenatural.

La autoridad sobre la cual esta declaración fue hecha no es la de los miembros de la Comisión Especial del Obispo, sino más bien la del Supremo Pontífice.

Aún más, la Congregación para la Doctrina de la Fe repite su instrucción de que toda y cualquier comisión que estudie la cuestión de los alegados fenómenos sobrenaturales de presuntas apariciones en el Carmelo de Lipa sea inmediatamente disuelta.