Wednesday, April 06, 2016

La encontramos: Primera crítica catoprogresista a Francisco por recibir a Fellay

En Ago-29-2005, y a pocos días de su pontificado, Benedicto XVI recibió en Castel Gandolfo al Superior General de la FSSPX/SSPX, que en aquella epoca era Bernard Fellay. Y las críticas no dejaron de aparecer.

Como Uds. saben, hace pocos días un gesto parecido fue reportado, Francisco recibió por 40 minutos al Superior de la FSSPX/SSPX, que sigue siendo Fellay, pero no habíamos registrado críticas y, si aparecieran, hubieramos esperado que vinieran de la parte tradi de la Iglesia. Pero no...¡hasta ahora!

La primera crítica de la que tenemos conocimiento ha provenido del catoprogresismo, al cual parece estar acabándosele el incieso que han ofrecido a Francisco en los pasados tres años, y aquel idilio en que han vivido se va resquebrajando.

En el pasquín National Catholic Reporter, que de católico sólo lleva el nombre usurpándolo groseramente sin que haya una autoridad que tome medidas para evitarlo, hemos encontrado a una catoprogresista, Jamie Manson, que en una columna titulada “En la reunión con Fellay, el Papa Francisco muestra doble rasero en la ‘cultura del encuentro’” (si Ud. va a ese enlace, sepa que pone en riesgo la salud de su alma), manifiesta su inconformidad.

La queja catoprogresista consiste en hacer notar que Francisco, al modo que recibió a Fellay, ¿“por qué no extiende la misma invitación a los ministros laicos que desafían la ordenación de mujeres, el uso de anticonceptivos, y la inclusión de las personas LGBTI”? ¿“Por qué no dar la bienvenida a aquellos hombres y mujeres que han sido excomulgados por expresar su creencia de que las mujeres merecen un papel igual en la toma de decisiones de autoridad y liderazgo sacramental en la iglesia [sic]”? ¿“Por qué no abrir el diálogo con el movimiento de Mujeres Sacerdotisas Católicas Romanas cuyas primeras sacerdotisas fueron ordenadas por un obispo Católico Romano válido”?

No vamos a reproducirle toda la columna a esta sujeta, ¡ni más faltaba! Vamos a limitarnos a traducir su conclusión.

...los Católicos que (basados en décadas de investigacion teológica e histórica) desafían las enseñanzas de la iglesia [sic] sobre la ordenación de mujeres y ética sexual, todavía están fuera de las puertas cerradas de la misericordia.

Uno sólo puede concluir de esta situación que el espíritu de bienvenida y diálogo está disponible para cualquiera, excepto para los Católicos que cuestionan el Vaticano sobre temas de género y sexualidad. Hasta que ellos, también, sean invitados a hablar al papa, la noción de una cultura del encuentro sigue dudosa.

En pocas palabras: No se le critíca por no ser progresista, sino por no serlo lo suficiente.