Tuesday, April 05, 2016

Francisco anunciaría un fuerte cambio para los divorciados

Artículo de Clarín, Abr-05-2016.

Francisco anunciaría un fuerte cambio para los divorciados

Vaticano

Se espera que este viernes dé vía libre a los obispos para conceder los sacramentos a los casados en segundas nupcias.

Se supone, y hay muchos indicios de ello, que este viernes el Papa Francisco, en su exhortación apostólica sobre los Sínodos de la Familia de 2014 y 2015, uno de los ejes de su pontificado, pondrá en manos de los obispos de todo el mundo la responsabilidad de elegir o no un “camino penitencial” que por un lado ratificará que el matrimonio católico es indisoluble por voluntad divina, y por el otro brindará la posibilidad de que los divorciados y vueltos casar por el rito civil puedan recuperar la comunión que les ha sido quitada, debido a que viven en situación de grave irregularidad con sus nuevas parejas.

¿Esto quiere decir que el matrimonio religioso quedará disuelto en ciertos casos, aunque desde el Papa para abajo este cambio histórico será negado doctrinariamente pero aceptado en los hechos?

La mayoría de los obispos alemanes coinciden en que el “camino penitencial” debe culminar en la restitución de los sacramentos. Y lo aplicarán, como han amenazado varias veces.

Pero es muy fuerte la resistencia de los conservadores y los defensores de los principios doctrinarios a rajatabla, como el guardian de la ortodoxia de la Iglesia, el cardenal alemán Gerhard Mueller, prefecto para la doctrina de la Fe, y el influyente cardenal de Guinea, Robert Sarah, que arrastra a la mayoría de las iglesias africanas en la línea de la defensa de la pureza de la doctrina. Mueller y Sarah (prefecto para la Educación Católica) son dos de los más importantes “ministros” del Papa en el Vaticano.

Ambos, respaldados por un montón minoritario de cardenales y obispos sostienen que Cristo declaró indisoluble el matrimonio y que ni la Iglesia ni el Papa pueden violar la voluntad divina. El “camino penitencial” no puede terminar en la “segunda oportunidad” matrimonial que acepta la Iglesia Ortodoxa y que evocó el argentino Francisco en una charla con periodistas meses atrás. En la Iglesia puede vivirse un futuro tormentoso.

¿Cuál es la experiencia del pontífice? En su libro “Código Francisco”, Marcelo Larraquy señala que “cuando era cardenal de Buenos Aires, la doctrina no era tema de especial interés” para Jorge Bergoglio. “Le preocupaban más las soluciones pastorales para la problemática de sus fieles”, afirma el texto.

Tras señalar que en la realidad diocesana porteña los curas no renegaban de la doctrina que debían seguir, pero se sentían libres para actuar en el campo pastoral porque “Roma quedaba muy lejos”, Larraquy destaca que “la prohibición canónica de dar la comunión a los divorciados vueltos a casar no impedía que pudieran comulgar en algunas parroquias”.

En el confesionario o en los bautismos, el cura no suele inspeccionar la situación marital del creyente que viene “para mantener su comunión con Dios”.