Sunday, March 27, 2016

¡Oye maburro, es contigo, Francisco te habla!


Durante su mensaje de Pascua de 2016, al único país del continente americano al que Francisco ha aludido en concreto es Venezuela, y lo ha hecho con las siguientes expresiones; a ver si el inepto cabeza (más bien cabezón) de estado se da por enterado, y si no, que uno de sus aulicos le cuente (versión de Radio Vaticano):

Dios ha vencido el egoísmo y la muerte con las armas del amor; su Hijo, Jesús, es la puerta de la misericordia, abierta de par en par para todos. Que su mensaje pascual se proyecte cada vez más sobre el pueblo venezolano, en las difíciles condiciones en las que vive, así como sobre los que tienen en sus manos el destino del país, para que se trabaje en pos del bien común, buscando formas de diálogo y colaboración entre todos. Y que se promueva en todo lugar la cultura del encuentro, la justicia y el respeto recíproco, lo único que puede asegurar el bienestar espiritual y material de los ciudadanos.

A ver si el individuo aludido tiene los pantalones, como suele hacer en otras ocasiones parecidas, de reclamar por esta intervención de un jefe de estado en los asuntos internos de Venezuela.

¿Ya habrá llamado a consultas al embajador venezolano ante la Santa Sede? Preguntamos, no sea que Francisco forme parte del tal complot ese que cada tanto saca a relucir, de que gobiernos extranjeros quieren darle un golpe de estado o buscan envenenarlo.