Friday, February 26, 2016

“El papa irá en el sentido de un reconocimiento unilateral de la Fraternidad” + “cuando se lleve a cabo el reconocimiento canónico de la Fraternidad”= ?

La frase 1 es de Alfonso De Galarreta, uno de los obispos de la FSSPX/SSPX, más recientemente conocido porque encabezó por parte de dicha Fraternidad los llamados diálogos doctrinales con Roma, entre 2009 y 2012, y contenida en los apartes de una conferencia de Ene-17-2016, publicada hoy por DICI, órgano informativo de la FSSPX/SSPX. La frase 2 es de Mons. Guido Pozzo, secretario de la Pontificia Comisión «Ecclesia Dei», en una entrevista concedida a la agencia Zenit, curiosa y coincidentemente publicada también hoy (aunque le adjudican fecha de ayer, pero definitivamente la fecha es de hoy).

La llamada ‘resistencia’ suele ser muy rápida en dar cuenta de este tipo de informaciones y en hacer traducciones, por lo cual vamos a traer las traducciones de ambos documentos proporcionados por el blog de la ‘resistencia’ Non Possumus (es una fuente y es de mínima cortesía citarla; ahora, si Ud. desea visitarlo, lo hace por su cuenta).

Primero, esta es la traducción de los apartes de la conferencia del obispo De Galarreta, la cual fue pronunciada en Bailly, cerca a Versalles, Francia, Ene-17-2016.

Mons. de Galarreta: “Pienso que el Papa irá en el sentido de un reconocimiento unilateral”
26-02-2016

Mons. Alfonso de Galarreta dio una conferencia en Bailly, cerca de Versalles, el 17 de enero de 2016. Expuso la situación actual de la Iglesia e informó a su auditores del estado actual de las relaciones entre Roma y la FSSPX. Él dirigió la comisión de teólogos de la FSSPX durante las conversaciones doctrinales con Roma, entre 2009 y 2011. He aquí los extractos más significativos de su conferencia, transcritos por DICI.

Una agravación de la crisis de la fe que suscita reacciones públicas

En una primera parte, Mons. de Galarreta constata que en Roma se desarrolla “una voluntad de sacar todas las conclusiones contenidas en los principios del concilio Vaticano II”. Las ideas conciliares del ecumenismo, de la libertad religiosa y de la colegialidad, estando ya adquiridas, según las autoridades romanas, es la moral que ahora está atacada por una forma de evolucionismo: “Esto ya es verdadero para el dogma, para la verdad (según los progresistas); esto ya es verdadero para el ecumenismo, la libertad religiosa, la colegialidad, todo el espíritu liberal revolucionario… entonces ¿por qué no para la moral también? En el fondo, era una incoherencia no aplicar la evolución a la moral igualmente”, esta última es llevada entonces a adaptarse también “en función de la vida del hombre, las costumbre, las leyes, la evolución de las cosas…”.

Sin embargo, el prelado argentino reconoce que, frente a este desastre, una reacción se manifiesta: “Ahora es en la Iglesia actual, oficial, que empieza a haber reacciones. Y las reacciones se profundizan, pues algunos se dan cuenta que por lo menos hay un problema doctrinal, un problema de fe. Ellos se dan cuenta que también hay un problema en el magisterio conciliar y posconciliar. Ellos comienzan a plantearse preguntas y, aspecto muy importante, ellos comprenden que para oponerse a esta ruptura total con la Tradición es necesario actuar, y oponerse necesariamente a las autoridades que son quienes difunden estos errores. Es así que vemos cardenales, obispos, sacerdotes, laicos que comienzan a reaccionar, y en el buen sentido e incluso con mucho sentido común, algunas veces con mucha firmeza”.

Una doble proposición romana: doctrinal y canónica

Enseguida Mons. de Galarreta indica que una proposición de prelatura personal fue hecha por la Congregación para la Doctrina de la Fe, en verano de 2015, acompañada de una proposición de declaración doctrinal. E hizo saber que el “Superior general envió los dos textos romanos a todos los superiores mayores y a algunos teólogos de la Fraternidad, así como a los obispos, para que se hiciera un análisis, para que diéramos nuestra opinión”.

Respecto a la proposición de declaración doctrinal, el obispo argentino reconoce: “lo que vemos en la declaración doctrinal, es que ya no está la profesión de fe del cardenal Ratzinger. Las autoridades romanas nos piden la profesión de fe de Pio IV, es decir, la profesión de Fe del concilio de Trento. Luego, en la precedente proposición, había un párrafo sobre la libertad religiosa. Suprimieron esta exigencia. El ecumenismo se suprimió. Para la misa nos pedían reconocer la validez y la legitimidad. Ahora nos piden reconocer la validez de los nuevos sacramentos, de la nueva misa, según la edición típica, la edición latina original. Lo que la Fraternidad siempre ha reconocido. Miren, ellos eliminan las condiciones para tratar de llegar”.

Luego, Mons. de Galarreta indica que el Superior general ha querido responder a la oferta romana de reconocer a la Fraternidad “tal cual es”, por una respuesta previa que no es imprecisa: “Mons. Fellay nos dijo: “antes de responder a esta proposición de la Congregación de la Fe, les voy a escribir, de manera muy exhaustiva, para precisar bien cómo somos nosotros y cómo actuamos, qué predicamos, qué hacemos, qué no hacemos, y lo que no estamos dispuestos a hacer”, con el fin de saber si la Fraternidad es aceptada “tal cual es” verdaderamente.

El prelado argentino expresa entonces sus reservas por una razón doctrinal de fondo: “Ellos quieren sobretodo y siempre hacernos aceptar, por lo menos vagamente, al menos en principio, el concilio Vaticano II y sus errores”. Y agrega que esta voluntad romana se reencuentra, en el plan práctico, en la proposición canónica: “Siempre hay, de una manera o de otra, una sumisión respecto a los dicasterios romanos, o respecto a los obispos”. Lo que lo lleva a afirmar que, personalmente, él rechazaría las proposiciones romanas: “Para mí, un acuerdo con la Roma actual está excluido”. Precisa que se trata de un rechazo prudencial dictado por las circunstancias -en la ausencia de garantías necesarias a la vida de la Fraternidad-, y se quiere distinguir de aquellos que hacen de este rechazo un absoluto:

“Nosotros no rechazamos, ustedes lo ven, de manera absoluta y teórica la posibilidad de un acuerdo con Roma. Esto es lo que nos distingue de la “Resistencia”. Para ellos es un principio. Es una cuestión doctrinal: “Usted no puede admitir la posibilidad de un acuerdo con Roma sin ser liberal”. Esta no es nuestra posición. Hay que decirlo de nuevo: esa no era la posición de Mons. Lefebvre. Él firmó un protocolo de acuerdo con Roma. Y en ese momento, incluso cuando rompió después el protocolo, Monseñor dijo: “es porque no hay las condiciones necesarias para nuestra supervivencia, para nuestra protección. Porque ellos quieren engañarnos, porque ellos no quieren darnos la Tradición, porque ellos quieren llevarnos al Vaticano II. Es porque no hay las condiciones. Él dijo: “Si me hubieran dado las condiciones, las condiciones que puse, hubiera firmado”. Esto lo dijo Mons. Lefebvre después de las consagraciones. Y precisó: “si firmé un protocolo de acuerdo, es porque no había nada contrario a la fe”. Ni en el contenido, ni en el hecho de firmar. Es evidente. Por lo tanto nosotros continuamos en esta línea”.

¿Hacia un reconocimiento unilateral de la Fraternidad?

En una segunda parte, y más allá de las proposiciones de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Mons. De Galarreta confía públicamente que piensa que el papa puede próximamente conferir un estatus a la FSSPX:

“Yo pienso más bien, y este es el otro aspecto de las cosas, que este papa que dice a quien quiere escucharlo que nosotros somos católicos, que dice y repita que la Fraternidad es católica, que somos católicos, que nunca nos va a condenar y que es necesario arreglar nuestro “asunto”. Yo pienso que -él ha comenzado en esta vía- cuando él vea que no hay entendimiento con la Congregación de la Fe, yo creo que él va a anular toda condición doctrinal, teórica, práctica, o lo que sea… Él mismo hará pasos en el sentido de un reconocimiento de la Fraternidad. Ya ha comenzado, simplemente él va a continuar. Aquí yo no digo que yo lo desee, yo digo lo que preveo. Yo preveo, yo pienso que el papa irá en el sentido de un reconocimiento unilateral de la Fraternidad, y más bien por la vía de los hechos que por una vía de derecho o legal, canónico”.

Mons. De Galarreta reconoce que “este reconocimiento de facto tendrá un efecto bueno, benéfico: es una apertura apostólica bastante extraordinaria, esto tendrá un efecto extraordinario”. Pero agrega que habría dos riesgos: el de crear una división interna y el de condicionar la predicación en ciertas circunstancias. Y de interrogarse: “Será necesaria una sabiduría, una prudencia extraordinaria, una firmeza, una claridad muy grande. ¿Somos capaces de eso?”.

El prelado argentino responde pidiendo conservar una confianza sobrenatural frente a estas eventualidades: “Si la Providencia nos envía esto, es allí que tendremos las gracias necesarias para superar las dificultades y para lidiarlas como se necesite, pero por supuesto en la medida en que no sea producida por nuestra voluntad, donde se nos imponga. Si tenemos las ideas claras, siempre podemos aprovechar para el bien. Pero en este caso hipotético -yo les doy mi opinión sobre conjeturas, ¿verdad?- en este caso pienso que tendremos las gracias necesarias para perseverar y para hacer el bien que debemos hacer en la Santa Iglesia. El Buen Dios jamás nos renegará, no dejará de darnos los medios para perseverar en la fe y en el verdadero combate, si permanecemos siempre en la fe, en la esperanza, en la caridad, en la fuerza de la confesión de la fe, en la santificación cotidiana”.

El miedo a los riesgos y la confianza en la Providencia divina

Y concluye después de haber planteado una objeción: “Entonces ustedes me dirán: “¡en este caso, hay un riesgo!” Sí, por supuesto. En la vida hay muchos riesgos, en una guerra todavía más. Estamos en guerra. Por lo tanto será lo que el Buen Dios quiera. Pero yo tengo confianza en la Providencia, y tengo una confianza total en el amor de Nuestro Señor Jesucristo por la Santa Iglesia. Entonces en la medida que nosotros no lo busquemos, incluso si esto sucede, yo creo que no hay que inquietarse. Nada cambia. Es el mismo combate que continúa, la misma línea. Simplemente, se trata de aprovechar estos espacios de la libertad que nos son dejados. En una guerra si el enemigo abandona las trincheras, hay que tomarlas; si se retira, hay que avanzar. Usted no se quedará donde está bajo pretexto de que hay riesgos. Hay que decir las cosas prudentemente, y después es necesario el valor. Y sobre todo en nosotros es necesaria la confianza en Dios. Es el combate por Dios. Es el combate de Dios. Nuestra confianza está en Él y en la Santísima Virgen María”.

“Personalmente yo no estoy inquieto en lo absoluto respecto al futuro de la Fraternidad o de la Tradición; por el contrario, respecto al futuro de la sociedad, de nuestras naciones antaño católicas o incluso de la Iglesia oficial, sí, yo estoy inquieto y pesimista. Se prevé que esto evolucionará para peor. Ahora bien, es justamente cuando llegamos a una situación mucho más desesperada, extrema, que está la intervención de la Divina Providencia, la intervención de Dios que tiene sus medios divinos. Nuestro Señor es siempre el amo de los acontecimientos, de la historia. Y no solamente en general, sino en lo particular. Por lo tanto, si el Evangelio nos dice que no hay un solo cabello de nuestra cabeza que caiga… que todos los cabellos de nuestra cabeza están contados, que no hay ni una pluma que caiga sin el permiso de Dios (cf. Mat 10, 29-30), creo que hay que permanecer muy tranquilos. Es así que conservamos un juicio equitativo sobre las realidades objetivas, y que se conserva una actitud no solamente equilibrada, sino católica, cristiana y santa. Esta es la sabiduría que nos transmitió Mons. Lefebvre, esta actitud católica. Nosotros podemos conservar ahora esta línea en la situación actual de la Santa Iglesia, así como ante todas las eventualidades que se presentarán dentro de poco”.

Ahora la traducción de la entrevista con Mons. Pozzo.

¿En qué punto está el diálogo con los lefebvrianos?


Después de la remisión de la excomunión en 2009, por Benedicto XVI, la apertura hecha por Francisco con ocasión del Año Santo es un nuevo paso hacia el reconocimiento canónico.

Mucho se ha hablado en estos años de la sufrida aproximación a la Iglesia de Roma por parte de la FSSPX, fundada por Mons. Marcel Lefebvre. El levantamiento de la excomunión por parte de Benedicto XVI no cancela todavía la posición irregular en la cual están los lefebvristas.

Se mantiene, de hecho, su falta de aceptación de la liturgia Novus Ordo, el ecumenismo y la libertad religiosa, pero la ulterior apertura realizada por el papa Francisco -que, con ocasión del Jubileo, ha sancionado la validez de la recepción de los sacramentos de la confesión y de unción de los enfermos administrado por sacerdotes lefebvrianos- representa un nuevo paso hacia el reconocimiento canónico.

Para saber más acerca de la situación actual de la Fraternidad San Pío X, Zenit ha entrevistado a Mons. Guido Pozzo, secretario de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei, fundada en 1988 por San Juan Pablo II, con el principal objetivo de iniciar un diálogo con los lefebvrianos, para llegar un día a su plena reintegración.

Excelencia, en 2009 el Papa Benedicto XVI levantó la excomunión de la Fraternidad San Pío X. ¿Esto significa que ahora están de vuelta en comunión con Roma?

Con el levantamiento de parte de Benedicto XVI de la pena de excomunión a los obispos de la FSSPX (2009), ellos ya no están sujetos a esta grave penalización eclesiástica. Con esta medida, sin embargo, la FSSPX se encuentra todavía en una situación irregular, ya que no ha recibido el reconocimiento canónico por la Santa Sede. Mientras la Fraternidad no tenga una posición canónica en la Iglesia, sus ministros no ejercen de manera legítima el ministerio y la celebración de los sacramentos. De acuerdo con la fórmula empleada por el entonces cardenal Bergoglio en Buenos Aires y confirmada por Francisco a la Pontificia Comisión Ecclesia Dei, los miembros de la FSSPX son católicos en camino hacia la plena comunión con la Santa Sede. Esta plena comunión se tendrá cuando se lleve a cabo el reconocimiento canónico de la Fraternidad.

¿Qué pasos han sido hechos por la Santa Sede en estos siete años para favorecer el acercamiento de la Fraternidad San Pío X?

Tras el levantamiento de la excomunión en 2009, se iniciaron una serie de encuentros de carácter doctrinal entre expertos designados por la Congregación para la Doctrina de la Fe, que está estrechamente vinculada a la Pontificia Comisión Ecclesia Dei después del Motu proprio de Benedicto XVI Ecclesiae unitatem (2009), y expertos de la FSSPX para discutir y confrontarse sobre los principales problemas doctrinales que están en la base de la controversia con la Santa Sede: la relación entre Tradición y Magisterio, la cuestión del ecumenismo, del diálogo interreligioso, de la libertad religiosa y de la reforma litúrgica, en el contexto de la enseñanza del Concilio Vaticano II.

Este encuentro, que duró cerca de dos años, consiguió aclarar las respectivas posiciones teológicas sobre el tema, para resaltar los puntos de convergencia y divergencia.

En los años siguientes los coloquios doctrinales continuaron con algunas iniciativas dirigidas al ahondamiento y a la aclaración de las temáticas en discusión. Al mismo tiempo los contactos entre los Superiores de la Comisión Ecclesia Dei y los Superiores y otros exponentes del FSSPX, han favorecido el desarrollo de un clima de confianza y respeto recíproco, que tiene que ser a la base de un proceso de acercamiento. Hace falta superar las desconfianzas y los entumecimientos que son comprensibles después de muchos años de fractura, pero que pueden ser gradualmente disipados si la actitud recíproca cambia y si las divergencias no son consideradas como muros infranqueables, sino como puntos de discusión que merecen ser profundizados y desarrollados hacia una aclaración útil a la Iglesia entera. Ahora estamos en una fase que creo constructiva y orientada a alcanzar la esperada reconciliación. El gesto del papa Francisco de conceder a los fieles católicos de recibir válida y lícitamente el sacramento de la reconciliación y la unción de los enfermos por los obispos y sacerdotes de la FSSPX durante el Año Santo de la Misericordia, es claramente el signo de la voluntad del Santo Padre de favorecer el camino hacia el reconocimiento canónico pleno y estable.

¿Cuáles son los obstáculos que aún se interponen en el camino a la reconciliación definitiva?

Distinguiría dos niveles. El nivel específicamente doctrinal, que concierne a algunas divergencias acerca de temas particulares propuestos por el Concilio Vaticano II y del Magisterio postconciliar, relativos al ecumenismo, a la relación entre el Cristianismo y las religiones del mundo, a la libertad religiosa sobre todo en la relación entre Iglesia y Estado, a algunos aspectos de la reforma litúrgica. El nivel de la actitud mental y psicológica, que tiene que pasar de una posición de choque polémico y antagonista, a una posición de escucha y recíproco respeto, de consideración y de confianza, como tiene que pasar entre miembros del mismo Cuerpo de Cristo, que es la Iglesia. Hace falta trabajar sobre estos dos niveles. Pienso que el camino de aproximación emprendida ha dado algún fruto, sobre todo por este cambio de actitud de ambas partes y merece la pena continuar sobre esta línea.

Incluso en el tema del Concilio Vaticano II, creo que la FSSPX debe reflexionar sobre la distinción, que en mi opinión es fundamental y absolutamente dirimente, entre la mens auténtica del Vaticano II, su intentio docendi, como se muestra por las Actas oficiales del Concilio, y lo que yo llamaría el "paraconcilio", es decir el conjunto de orientaciones teológicas y actitudes prácticas, que acompañaron el curso del Concilio mismo, pretendiendo luego cubrirse con su nombre, y que en la opinión pública, gracias también al influjo del medios de comunicación, a menudo se han agregado al verdadero pensamiento del Concilio. A menudo en la discusión con la FSSPX, la oposición no es al Concilio, sino al "espíritu" del Concilio, que se vale de algunas expresiones o formulaciones de los documentos conciliares para abrir el camino a interpretaciones y posiciones que están muy lejos y, a veces instrumentalizar el verdadero pensamiento conciliar.

También en lo que concierne a la crítica lefebvrista sobre la libertad religiosa, en el fondo de la discusión a mí me parece que la posición del FSSPX está caracterizada por la defensa de la doctrina a tradicional católica contra el laicismo agnóstico del Estado y contra el laicismo y relativismo ideológico y no contra el derecho a la persona a no ser coartada ni impedida por el Estado en el ejercicio de la profesión de fe religiosa.

Se trata en todo caso de temas que también podrán ser objeto de ahondamiento y aclaración después de la plena reconciliación. Lo que aparece esencial es hallar una plena convergencia sobre lo que es necesario para estar en plena comunión con la Sede Apostólica, es decir sobre la integridad de la Profesión de Fe católica, sobre el vínculo de los sacramentos y sobre la aceptación del Supremo Magisterio de la Iglesia. El Magisterio, que no está por encima de la Palabra de Dios escrita y transmitida, sino a su servicio, es el auténtico intérprete también de los textos anteriores del Magisterio, incluidos los del Concilio Vaticano II, a la luz de la Tradición perenne, que se desarrolla en la Iglesia con la asistencia del Espíritu Santo, no con un contrario novedad (que sería negar el dogma católico), sino con una mejor comprensión del depósito de la fe, en la misma doctrina, el mismo sentido y en un mismo parecer (in eodem scilicet dogmate, eodem sensu et eademque sententia, cf. Concilio Vaticano I, Const. dogm. Dei Filius, 4). Creo que en estos puntos la convergencia con la FSSPX no sólo es posible, sino necesaria. Esto no afecta la posibilidad y la legitimidad de discutir y explorar otras cuestiones particulares, que he mencionado anteriormente, que no se refieren a cuestiones de fe, sino más bien a orientaciones pastorales y juicios de carácter prudencial y no dogmáticos, sobre los que también se puede tener diferentes puntos de vista. No se trata por lo tanto de ignorar o domesticar las diferencias sobre algunos aspectos de la vida pastoral de la Iglesia, sino se trata de tener presente que en el Concilio Vaticano II hay documentos doctrinales, que intentan reavivar la verdad de fe ya definida o verdad de la doctrina católica es. Const. dogm. Dei Verbum, Const. dogm. Lumen gentium), y hay documentos que tienen la intención de sugerir orientaciones y directrices para la acción práctica, es decir, para la vida pastoral como una aplicación de la doctrina (Decl. Nostra Aetate, Decreto Unitatis Redintegratio, Decl. Dignitatis humanae). La adhesión a las enseñanzas del Magisterio varía según el grado de autoridad y la categoría de verdad propia de los documentos magisterial. No me resulta que el FSSPX haya negado doctrina de fe o verdad de la doctrina católica enseñadas por el Magisterio. Los relieves críticos conciernen en cambio a afirmaciones o indicaciones concernientes al renovado cuidado pastoral en las relaciones ecuménicas y con las otras religiones y algunas cuestiones de orden prudencial en la relación Iglesia y sociedad, Iglesia y Estado. Sobre la reforma litúrgica, me limito a mencionar una declaración que Mons. Lefebvre le escribió a Papa a Juan Paolo II en una carta del 8 de marzo de 1980: "En cuanto a la misa Novus Ordo, a pesar de todas las reservas que se deben hacer al respecto, yo no he afirmado nunca que ella sea inválida o herética." En cuanto a las reservas al ritual del Novus Ordo, que no hay obviamente que subvalorar, no se refieren ni a la validez de la celebración del sacramento ni a la recta fe católica. Será por lo tanto oportuno proseguir en la discusión y en la clarificación de tales reservas.

Con ocasión del Año de la Misericordia ha llegado un gesto conciliador de parte de papa Francisco: los fieles católicos también podrán recibir el sacramento de la reconciliación de parte de sacerdotes pertenecientes a la Fraternidad. ¿Qué comporta esta medida? ¿Cree que este gesto puede reabrir concretamente un diálogo que, de algún tiempo, pareció estancado?

Como ya he dicho anteriormente, el diálogo con la FSSPX nunca se ha estancado. Más bien, se decidió que seguiría de una forma menos y formal, para dar espacio y tiempo a una maduración de las relaciones en la línea de la actitud de confianza y escucha recíproca para favorecer un clima de relaciones más idóneo donde colocar el momento de la discusión teológica y doctrinal. El Santo Padre ha animado a la Pontificia Comisión Ecclesia Dei desde el principio de su pontificado a perseguir esta forma de relaciones en la discusión con la FSSPX. En este contexto el gesto distensor y magnánimo del papa Francisco en la circunstancia del año de la Misericordia ha contribuido indudablemente a serenar ulteriormente el estado de las relaciones con la Fraternidad, mostrando que la Santa Sede tiene en su corazón el acercamiento y la reconciliación, que deberá también tener un revestimiento canónico. Espero y deseo que este sentimiento y esta voluntad sean compartidos también por la FSSPX.