Wednesday, February 03, 2016

China “toma nota” del saludo de Francisco por Año Nuevo, pide flexibilidad

En referencia a la entrevista concedida por Francisco a Asia Times, el gobierno chino se pronunciado.

Este es un reporte en español de Reuters.

PEKÍN (Reuters) - China dijo el miércoles que había "tomado nota" de una entrevista en la que el Papa Francisco envió saludos por el Año Nuevo Lunar al presidente Xi Jinping y pidió al Vaticano que sea flexible para crear las condiciones que lleven a mejores relaciones.

El Vaticano, que no ha tenido lazos diplomáticos formales con Pekín desde poco después de que el Partido Comunista asumió el poder en 1949, ha estado tratando de mejorar los vínculos con China y su Iglesia Católica, sancionada por el Estado.

El principal punto de conflicto entre Pekín y el Vaticano es qué parte debería tener la última palabra en la designación de obispos. Otro obstáculo es el reconocimiento de la Santa Sede por parte de Taiwán, a la que Pekín considera una provincia renegada.

Cuando estuvo en Corea del Sur en 2014, el Papa instó a China a buscar un diálogo formal para beneficio de ambas partes. Mientras sobrevolaba Corea del Sur, su avión recibió autorización para cruzar el espacio aéreo chino, la primera vez para un Papa.

En la entrevista de esta semana en el Asia Times, el Papa no mencionó temas difíciles como los derechos humanos, sino que expresó su admiración por China y les envió los mejores deseos a Xi y al pueblo chino por las festividades del Año Nuevo Lunar de la semana próxima.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Lu Kang, dijo que había "anotado el relevante reporte".

"China siempre ha sido sincero sobre mejorar los lazos sino-vaticanos y ha hecho muchos esfuerzos en ese sentido", dijo Lu en un informe diario de prensa.

"Todavía deseamos tener un diálogo constructivo con el Vaticano (...) También esperamos que el Vaticano pueda tener una actitud flexible, pragmática, para crear las condiciones para mejorar las relaciones", agregó, sin dar más detalles.

Al mismo respecto un despacho de agencia EFE.

Pekín.– China mostró hoy su “sincera” disposición a mejorar la relación entre Pekín y el Vaticano, si bien pidió al papa que muestre una actitud “flexible y práctica”, en respuesta a la declaraciones de Francisco divulgadas ayer por el diario hongkonés Asia Times.

En la entrevista, Francisco apostó por el diálogo constructivo con Pekín y halagó a la sociedad china, además de enviar sus felicitaciones y mejores deseos al pueblo y presidente chino, Xi Jinping, por el Año Nuevo Lunar, que comienza el lunes próximo.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino Lu Kang aseguró hoy en rueda de prensa que el Ejecutivo está al tanto de las declaraciones de Francisco y aseguró que “China es siempre sincera” sobre su voluntad de mejorar la relación entre Pekín y el Vaticano, separados por fuertes diferencias.

Pekín mantiene a la Iglesia Católica en una semiclandestinidad tolerada, mientras promueve otra iglesia “patriótica” cuyos obispos son nombrados por el Ejecutivo.

“Queremos seguir con nuestro diálogo constructivo con el Vaticano de acuerdo a determinados principios”, señaló el portavoz sin dar más detalles.

Durante la visita del papa a Corea del Sur, en agosto de 2014, China autorizó al avión del Pontífice a cruzar su espacio aéreo, momento que Francisco aprovechó para enviar un mensaje al pueblo chino.

Preguntado por si China planea invitar a Francisco al país, Lu Kang señaló que no tenía información sobre el asunto, si bien esperó que el Vaticano mantenga una actitud “práctica y flexible” para crear las condiciones que faciliten la mejora de la relación bilateral, en un momento en el que el Gobierno chino limita la libertad de religión en el país.

En lo que va de año, las autoridades chinas han detenido a uno de los pastores protestantes chinos más influyentes, Gu Yuese, tras criticar abiertamente el programa del Gobierno de demoler las cruces de las iglesias.

Pekín comenzó a retirar cruces de las iglesias en 2014, sobre todo, en la ciudad de Wenzhou, conocida como el “Jerusalén de China” por sus numerosos templos, e intensificó esta campaña el año pasado provocando las protestas de los creyentes.

Este programa sigue en vigor y tan sólo la pasada semana 13 cruces fueron retiradas y destruidas en el país, y en total ya son 1.800 iglesias las que han visto desaparecer ese símbolo, según datos de según datos de China Aid, organización con sede en EEUU que coordina una amplia red de activistas, cristianos clandestinos y defensores de las libertades en China.