Sunday, August 09, 2015

Mons. Schneider insinúa el reconocimiento de tolerancia para la FSSPX/SSPX

Muy jugosa una entrevista que Mons. Athanasius Schneider, obispo auxiliar de Astana, Kazajistán, ha concedido a Adelante La Fe, Ago-10-2015. No la vamos a reproducir toda, nos fijamos en este pasaje que se refiere a la relación Roma-FSSPX/SSPX.

Adelante la Fe: Excmo Señor. Recientemente ha visitado los Seminarios de la Fraternidad San Pío X en Estados Unidos y Francia (FSSPX-SSPX). Sabemos que es un encuentro “discreto”, pero ¿qué valoración puede darnos de lo que ha visto y hablado con ellos? ¿qué expectativas ve de una próxima reconciliación y cual sería el principal obstáculo para la misma?

Mons. Schneider:
La Santa Sede me pidió que visitara los dos seminarios de la SSPX con el objeto de sostener un debate sobre un tema teológico concreto con un grupo de teólogos de dicha hermandad y con Su Excelencia el obispo Fellay. Esto me demuestra que para la Santa Sede la SSPX no es una realidad eclesiástica desdeñable, que es preciso tomarla en serio. Guardo muy buena impresión de mis visitas. Pude observar una sana realidad teológica, espiritual y humana en ambos seminarios. El espíritu de sentire cum ecclesia de la SSPX quedó manifiesto cuando me recibieron como enviado de la Santa Sede con verdadero respeto y mucha cordialidad. Es más, en ambos seminarios me alegró ver a la entrada la foto del papa Francisco, el Pontífice actualmente reinante. En las sacristías había placas con nombre de S.S. Francisco y del ordinario de la diócesis. Me conmovió el canto del rezo tradicional por el Papa (“Oremus pro pontifice nostro Francisco…”) durante la solemne exposición del Santísimo Sacramento. Que yo sepa, no hay razones de peso para negar a los sacerdotes y fieles de la SSPX reconocimiento canónico oficial, sino que se los debe aceptar como son entretanto. Eso fue en realidad lo que solicitó el arzobispo Lefebvre a la Santa Sede: “Que nos acepten como somos”. A mí me parece que la cuestión del Concilio Vaticano II no se debe considerar condición sine qua non, ya que se trató de una asamblea con fines y características primariamente pastorales. Parte de las declaraciones conciliares refleja únicamente las circunstancias del momento y tuvo un valor temporal, como suele pasar con los documentos disciplinares y pastorales. Si nos fijamos en la perspectiva de los dos milenios de la historia de la Iglesia, podemos afirmar que por ambas partes (La Santa Sede y la SSPX) hay una sobrevaloración y sobreestimación de una realidad pastoral de la Iglesia que es el Concilio Vaticano II. El hecho de que la SSPX crea, celebre los ritos y lleve una vida moral como exigía y reconocía el Magisterio Supremo y como observó universalmente la Iglesia durante siglos, y si además reconoce la legitimidad del Papa y de los obispos diocesanos y rece públicamente por ellos, reconociendo también la validez de los sacramentos según la editio typica de los nuevos libros litúrgicos, debería bastar para reconocer canónicamente a la SSPX por parte de la Santa Sede. De lo contrario perderá obviamente credibilidad la tan manida apertura pastoral y ecuménica de la Iglesia de hoy, y un día la historia reprochará a las autoridades eclesiásticas actuales por haber impuesto más cargas que las necesarias (cf. Hechos 15:28), lo cual es contrario al método pastoral de los apóstoles.

La parte que, en nuestro parecer, insinúa el reconocimiento tolerante es esta:

Que yo sepa, no hay razones de peso para negar a los sacerdotes y fieles de la SSPX reconocimiento canónico oficial, sino que se los debe aceptar como son entretanto.

Para que no se preste a malos entendidos y suponiendo que la respuesta original fue en inglés, transcribimos ese mismo aparte de la traducción en inglés que proporciona el mismo sitio de Adelante la Fe.

To my knowledge there are no weighty reasons in order to deny the clergy and faithful of the SSPX the official canonical recognition, meanwhile they should be accepted as they are.

Lo cual podría llevar también esta traducción:

Para mi conocimiento, no hay razones de peso para negar a los clérigos y fieles de la FSSPX el reconocimiento canónico oficial, mientras tanto ellos deberían ser aceptados como son.

Si esa expresión no se refiere al reconocimiento tolerante del cual se viene hablando desde fechas más bien recientes, ¿entonces a qué cosa se refiere?

Pueden leer la entrevista integral en Adelante la Fe.


Entradas Relacionadas: Mons. Athanasius Schneider hace algunas aclaraciones sobre su reciente entrevista con Adelante La Fe.