Saturday, April 25, 2015

Obispos alemanes votarán sobre polémico cambio en legislación laboral

Información tomada del blog de Edward Pentin en National Catholic Register, Abr-24-2015. Traducción de Secretum Meum Mihi (énfasis en “traducción”, ello para los que acostumbran disparar al mensajero cuando no les gusta el mensaje).

Obispos alemanes votarán sobre Cambios Controversiales a Ley Laboral
Por EDWARD PENTIN 04/24/2015

Los obispos alemanes votarán el Lunes sobre el cambio de la legislación laboral de la Iglesia alemana para permitir que las instituciones de la Iglesia empleen a católicos divorciados y vueltos a casar civilmente o a los que viven en relaciones homosexuales.

Se esperaba que los obispos votaran unánimemente a favor del cambio el 24 de Noviembre del año pasado, pero decidieron posponer la decisión después de que un fallo de un tribunal federal apoyara las leyes actuales de la Iglesia que prohíben la contratación de personal cuyos estilos de vida sean contrarios a las enseñanzas de la Iglesia.

Hasta ahora, a los que buscan empleo en la Iglesia alemana —el segundo mayor empleador en el país— se les ha requerido cumplir con los estilos de vida coherentes con la enseñanza de la Iglesia. Muchos creen que en caso de aprobarse, los cambios podrían socavar gravemente la doctrina católica en estas áreas clave.

Pero, según fuentes internas, los que tratan de empujar reformas laborales encuentran alguna dura resistencia, posiblemente evitando que elllos logren la unanimidad necesaria que apruebe el cambio.

En vista de esto, parece una posible estrategia que los obispos pueden estar utilizando es mantener esta reforma fuera del ojo público y así ganar el voto destrás de bastidores. Una vez aprobada, entonces podría ser presentada en el próximo Sínodo sobre la Familia en octubre como una práctica pastoral consumada de hecho ya aplicandose con éxito.

Esto ayudaría a impulsar más la agenda de la mayoría de los obispos alemanesm que es crear una apertura para permitir que los católicos divorciados y vueltos a casar civilmente recibanla Sagrada Comunión, y avanzar en la aceptación en la Iglesia de homosexuales en ejercicio.

El Lunes de esta semana, los obispos publicaron los resultados de la segunda encuesta enviada a las diócesis en preparación para el próximo sínodo.

Como se predijo, las respuestas de los católicos alemanes mostraron una gran discrepancia entre las formas de vida y la enseñanza de la Iglesia. La mayoría de los encuestados también esperaban “un mayor entendimiento” entre los líderes de la Iglesia para aquellos que viven en situaciones “que no cumplen con esta visión”. La mayoría también espera “un desarrollo de la enseñanza de la Iglesia y una mayor apertura a las realidades de la vida de hoy ”.

Pero algunos observadores se mostraron escépticos sobre los resultados, señalando que el número de los encuestados no fue revelado, sólo que la Conferencia Episcopal había examinado “mil páginas” de los resultados de las diócesis de todo el país.


Entradas Relacionadas: Nueva legislación laboral en Iglesia alemana.

¿Divina Misericordia, o misericordia diabólica?*

[Homilía para el Domingo de la Misericordia, Mons. Larry Silva, Obispo de Honolulú, Hawaii, Abr-12-2015, iglesia de Nuestra Señora del buen Consejo, Pearl City, Hawaii]

Por supuesto que estamos aquí para celebrar la Divina Misericordia, ese increíble, abrumador, magnánimo, paciente y amoroso atributo con el que Dios nos persigue como un sabueso celestial para mantenernos cerca a Él cuando nos hemos desviado y pecado. Es una misericordia que vemos tan claramente en el Evangelio de hoy. Jesús primero encuentra a sus amigos más cercanos que lo abandonaron en su hora más grande de necesitad, incluyendo los tres que se quedaron dormidos cuando Él les pidió orar por él, y uno que negó incluso que lo conocía, no una vez, no dos veces, sino tres veces. Sus primeras palabras para ellos son: “¡La paz esté con Vosotros!”. En vez de exhalar regaños merecidos, sopló sobre ellos el don del Espíritu Santo. En lugar de regañarlos por ser poco dignos de confianza, confía una tarea a ellos, su propia misión de perdonar pecados. Cuando uno de ellos que no estaba con ellos cuando Él apareció por primera vez expresó la mayor duda y escepticismo, Él se le aparece y juguetonamente lo desafía para satisfacer sus dudas.

Esta es la Misericordia Divina que llevó a Jesús a perdonar a los que una injusta y cruelmente lo condenaron a una horrible muerte por crucifixión; eso sorprendió a un discípulo que creyó entender sus profundidades cuando sugirió qué significaba perdonar siete veces diciéndole que setenta veces siete veces estaba más cerca de la realidad. Esta es la Divina Misericordia que no escatimó incluso al Hijo de Dios para que diera su vida y así esa rebelde humanidad pudiera salvarse. Esta es la Divina Misericordia expresada en un padre que había casi como caído muerto por su hijo rebelde, pero que le da la de nuevo bienvenida con gran festividad cuando su hijo muestra aunque sea un poco de remordimiento. Tal misericordia es tan difícil de comprender, sin embargo, tan real.

Luego está la misericordia diabólica. Recientemente leí lo siguiente como reacción a los que insisten en creer en libertad religiosa que el verdadero matrimonio sólo puede ser entre un hombre y una mujer.

A mis amigos cristianos... el Jesús de la Biblia era un hombre que, cada vez que confrontaba personas acusadas de algún pecado imperdonable, usualmente se sentaba y partía el pan con ellos. Ofrecía gracia, perdón y amor. [Joel Mathis, Honolulu Star-Advertiser, 04/05/15, p. E6.]

Es la naturaleza del diablo tomar la verdad y torcerla a sus perversos propósitos. Aquí el autor —y muchos otros en nuestra cultura de hoy— señalan la verdad de la magnánima misericordia de Jesús, pero presumen que la misericordia de Jesús no exige la conversión del pecado. Presumen que porque Jesús es tan misericordioso y tan amoroso, realmente no le importa si pecamos o no. Él es ciego al pecado, si él cree que hay una cosa así en lo absoluto, es porque él está ciegamente enamorado de cada persona. Tal pensamiento retorcido toma la verdad y la distorsiona de modo que ya no es la verdad, sólo lo opuesto. Si seguimos este camino de pensar hasta su lógica conclusión, entonces, tenemos que preguntar qué significado tiene Jesús o cualquier clase de salvador para el caso. Si no hay pecado del cual necesitemos ser salvados, entonces ¿por qué molestarse en acercarse al trono de la misericordia? Si la gracia es tan barata que podemos chasquearle los dedos a Dios para ordenarla, ¿entonces por qué Jesús se molestó en sufrir tanto por nosotros? ¿Por qué estuvo tan ansioso de ser tan herido, y de esas heridas derramar agua y sangre, para lavarnos y nutrirnos, si en primer lugar tal baño nunca fue realmente necesario?



¿Por qué Jesús no ordenó a Sor Faustina dirigir la pintura de su retrato con un guiño en su ojo, guiñándole a todo pecado y perversión que pudiéramos cometer porque realmente no importa? En cambio Jesús ordenó a Sor Faustina su retrato pintado con una enorme herida en su corazón, una herida que sangra porque está tan roto por lo que el pecado nos ha hecho; una herida que nos invita a acercarnos a ella para que nuestra suciedad pueda ser lavada en el agua como en un océano de misericordia.

Tal vez es eso por lo que el número de personas que confiesan regularmente sus pecados hoy es tan bajo. Hemos sido engañados por un concepto diabólico de misericordia que nos convence que el amor de Dios es tan inmenso que no hay posibilidad de castigo. Tal vez es eso por lo que tan pocas personas se acercan al Señor Jesús para adorarlo, para gritarle: “¡Señor mío y Dios mío!”, ya que si no hay necesidad de un Salvador, entonces ¿para qué dar algún tiempo a Jesús? Satanás, nuestro antiguo enemigo, es tan astuto. Él no retrata a Jesús como un juez severo que está listo para condenarnos por la mínima transgresión de la ley. El diablo toma la verdad de la inmensidad de la misericordia de Dios y la distorsiona para convencernos de que no hay nada que pudiéramos hacer que necesitare en absoluto el baño de la misericordia, simplemente porque a Jesús no le importa si pecamos o no. Esta es la misericordia diabólica. Es esta diabólica misericordia que la Divina Misericordia desea destruir. Jesús dijo: “¡Arrepentíos y creed en el evangelio!”. Pero si a Él no le importa si pecamos, ¿por qué debería importarle si nos arrepentimos?

La Divina Misericordia sabe muy bien que somos pecadores, que nos hemos dejado engañar tan fácilmente como nuestros primeros padres se dejaron engañar. La Divina Misericordia ve claramente nuestra inmundicia y nuestra anemia, y nos lava con agua y sangre del costado herido de Jesús, no para afirmarnos en nuestro pecado, sino para amarnos en la conversión. La Divina Misericordia se sienta y comparte el pan con los más grandes pecadores, pero nunca para pasar por alto nuestros pecados, sino más bien para permitir que el amor de Jesús hiera tanto nuestros corazones que queramos arrepentirnos. Él abre su corazón a nosotros los pecadores para que ya no consideremos como gravosos los mandamientos de Dios, sino como nuestro camino hacia la libertad y el gozo.

Hay una gran lucha estos días entre la sutil pero destructiva misericordia diabólica, que hace guiños al pecado, y la Divina Misericordia, que mira penetrante al pecado e invita al pecador a alejarse y ser lavado en el eterno manantial del agua y la sangre que viene del costado herido de Jesús. Podemos tan fácilmente ser engañados. Es por esto que es tan importante siempre reconocer la necesidad de un Salvador y clamarle, “Señor mío y Dios mío” Es por esto que es esencial no tener miedo sino siempre gritar: “¡Jesús, Yo confío en Ti!”

* Traducción al español de Secretum Meum Mihi.