Wednesday, December 16, 2015

Ni se compra ni se vende, la salvación no se paga. Francisco se refiere veladamente a la incautación de falsos pergaminos de bendiciones papales


En el curso de su catequésis de hoy durante la audiencia general, Francisco ha dicho las siguientes palabras, según lo publica Radio Vaticano:

Pienso en cuantos atravesarán una de las Puertas Santas, que en este Año son verdaderas Puertas de la Misericordia, Puertas de la Misericordia. La Puerta indica a Jesús mismo que ha dicho: «Yo soy la puerta. El que entra por mí se salvará; podrá entrar y salir, y encontrará su alimento» (Jn 10,9). Atravesar la Puerta Santa es el signo de nuestra confianza en el Señor Jesús que no ha venido para juzgar, sino para salvar (cfr Jn 12,47). Estén atentos eh, que no haya alguno más despierto, demasiado astuto que les diga que se tiene que pagar, no, la salvación no se paga, la salvación no se compra, la Puerta es Jesús y Jesús es gratis. Y la Puerta, Él mismo, hemos escuchado, que habla de aquellos que dejan entrar no como se debe y simplemente dice que son ladrones, estén atentos, la salvación es gratis.

Varios medios de comunicación lo han interpretado como una referencia a la reciente incautación por parte de la policia italiana de falsos pergaminos de bendiciones apostólicas, como por ejemplo la agencia EFE.

El Papa criticó hoy a los "avispados" que tratan de lucrarse en el Jubileo y recordó que "la salvación no se paga", después de que se hayan confiscado miles de bendiciones papales falsas que iban a ser vendidas a los peregrinos. "Cuando crucéis la Puerta Santa, estad atentos de que no haya nadie demasiado avispado o listo que dice que hay que pagar. No, la salvación no se paga, no se compra", dijo el pontífice durante la audiencia general que celebra cada miércoles en la plaza de San Pedro.

Francisco recordó que "la salvación es Jesús y Jesús es gratis".

"Atentos, Él nos dice que hay ladrones y bandoleros. Así que estad atentos, la salvación es gratis", subrayó.

Las palabras del papa se producen después de que las autoridades italianas confiscaran el lunes un total de 3.500 pergaminos de bendiciones papales falsos que iban a ser vendidos a los peregrinos que lleguen a Roma para participar en el Jubileo.

Las falsas bendiciones fueron descubiertas en un comercio próximo a la plaza de San Pedro y presentaban la imagen del papa Francisco y los escudos del Vaticano y del pontífice.

Habían sido imprimidos en italiano, español, portugués e inglés bajo el título "Bendición del peregrino" y fueron confiscados durante una operación conjunta entre la Guardia de Finanzas y la Gendarmería vaticana.

El responsable de la impresión fraudulenta, que no disponía de la autorización vaticana, ya ha sido denunciado por producción y comercio con objetos falsificados, pues el valor de los pergaminos incautados asciende a unos 70.000 euros.

Evidentemente puede ser atribuible al afan, pero para a alguien en agencia EFE habría que decirle que no se dice ‘imprimido’ sino ‘impreso’.