Thursday, December 03, 2015

Comunicado de prensa de la FIUV sobre la pretensión de obispos ingleses para que se reescriba la “Oración por los Judíos” del Viernes Santo

Aunque no lo dicen expresamente pero es evidente, con respecto a la reciente resolución que han tomado los obispos de Inglaterra y Gales para buscar que se reescriba la “Oración por los Judíos” que se utiliza en la liturgia del Viernes Santo según la Forma Extraordinaria del Rito Latino, este es el comunicado que publica la Federación Internacional Una Voce, FIUV, Dic-03-2015.

Declaración del Presidente de la FIUV, Felipe Alanís Suárez

Para evitar malentendidos sobre la Oración por los Judíos, el Papa Benedicto XVI compuso la versión del 2008 de esta oración, la cual está claramente basada en el principio esencial Cristiano: la aceptación de Cristo como el salvador el mundo entero, y el deseo de que todas las personas se salven. Los Judíos son mencionados debido a su papel especial en la historia de la salvación, y por la especial consideración que debemos tener por nuestros «hermanos mayores» (como los llamó el Papa San Juan Pablo II). La oración aspira a la incorporación del pueblo Judío, del cual Nuestro Señor Jesucristo y sus primeros discípulos fueron miembros, en la salvación ganada para la raza humana por Cristo en la Cruz, una reconciliación que, como enseña San Pablo, será consumada solo hacia el final de la historia.

La FIUV está convencida que cualquier posible malentendido prevaleciente en relación a la Oración por los Judíos de la Liturgia del Viernes Santo, puede ser aclarada en el contexto del Magisterio de la Iglesia, sin la necesidad de velar los tesoros de nuestra Fe.

Como fieles adheridos a la Forma Extraordinaria del Rito Romano, reconocemos que rogar a Nuestro Señor la gracia de compartir con todos nuestros hermanos la alegría de la salvación en Jesucristo, es un acto de humildad y amor desinteresado, una obra espiritual de misericordia.

La FIUV rechaza por completo cualquier odio y hostilidad hacia el pueblo Judío, y todas las formas de injusta discriminación.

Observaciones Adicionales

1. Aunque la Oración por los Judíos en la Liturgia del Viernes Santo del Novus Ordo, no se refiere explícitamente al reconocimiento por los Judíos de Jesucristo como Salvador, otras oraciones en la liturgia revisada si lo hacen. Las Vísperas del Domingo de Pascua conforme a la Forma Ordinaria (Novus Ordo) incluye la oración «Que el pueblo de Israel te reconozca como el Mesías de su esperanza»; y en las Laudes del 30 de Diciembre se incluye la oración «Tú, Señor, eres Dios y hombre, Señor de David y también hijo suyo, y en ti se han cumplido todas las profecías; haz que Israel te reconozca como su Mesías.»

2. En sus oraciones diarias, los Judíos rezan por la conversión de todos los «impíos sobre la tierra». El Rabbi Jacob Neusner, respondiendo a las críticas sobre la Oración por los Judíos del año 2008, apuntaba el paralelismo con la Oración por los Judíos, destacando que «La oración Católica manifiesta el mismo espíritu altruista que caracteriza la fe del Judaísmo.» (Die Tagespost,23 de Febrero 2008)[1]

3. El Cardenal Walter Kasper defendió la oración de 2008, explicando que una esperanza en que los Judíos acepten a Cristo, que puede ser cumplida solo por Dios más que por proselitismo, y escatológicamente (al final de la historia), no es más que una consecuencia necesaria de la fe Cristiana.

Un diálogo sincero entre judíos y cristianos es posible solamente si por un lado se basa en la comunión de fe en el único Dios, Creador del cielo y de la tierra, y en las promesas hechas a Abraham y a los Padres, y por otro lado, en la conciencia y en el respeto de la diferencia fundamental existente, la cual consiste en la fe en Jesús como Cristo y Redentor de todos los hombres. (L'Osservatore Romano 10 de Abril 2008)[2]

Antecedentes

1. La oración utilizada hoy en la Forma Extraordinaria fue compuesta por el Papa Benedicto XVI en 2008, en respuesta a las preocupaciones sobre la redacción de la oración usada previamente, y se expresa de la siguiente manera:

Oremos también por los Judíos: para que nuestro Dios y Señor ilumine sus corazones, y reconozcan que Jesucristo es el Salvador de todos los hombres.

2. Es recitada, en latín, una vez al año en el pequeño número de Iglesias al rededor del mundo donde la Liturgia del Viernes Santo es celebrada en la Forma Extraordinaria.

Esta forma parte de una serie de oraciones por diferentes categorías de personas, tanto de adentro como de fuera de la Iglesia, en esto último incluyendo tanto a herejes como paganos. En cada caso el celebrante ora por las gracias de Dios para ellos. Este patrón es seguido en el Misal reformado de 1970 («Novus Ordo»), aunque la redacción de las oraciones es diferente.[3]

3. La oración está basada en la Escritura, notablemente San Pablo. La imagen de la «luz» penetrando los corazones de los Judíos es extraída de 2 Cor 4:3-6; San Pablo habla de la eventual conversión de los Judíos en Romanos 11:25-26. Romanos 11:29 sobre la Alianza con los Judíos dice que Dios «nunca revoca Sus promesas», lo cual es citado en la Declaración Nostra ætate del Concilio Vaticano II y por el Papa San Juan Pablo II, como la base de un especial afecto y respeto que los cristianos habrán de tener al pueblo Judío.[4]


[1] El texto completo de este artículo se puede leer en español aquí:
http://chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/193041?sp=y

[2] El texto completo se puede leer en español: http://chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/197381?sp=y

[3] Las diferentes versiones de la oración de Viernes Santo por los Judíos, se pueden encontrar en Wikipedia en inglés: https://en.wikipedia.org/wiki/Good_Friday_prayer_for_the_Jews

[4] Romanos 11:29: ‘Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios.’ Citado en Nostra aetate 4, y por San Juan Pablo II en su Alocución a la Comunidad Judía de Berlín el 17 de Noviembre de 1980.