Monday, December 21, 2015

China se dispone a hacer giro de tuerca sobre la religión


Para leerse muy detenidamente este artículo firmado por el P. Bernardo Cervellera, editor en jefe de AsiaNews, Dic-11-2015.

Beijing, la oscuridad del invierno se yergue sobre las religiones
de Bernardo Cervellera

Antes de concluir el año habrá una cumbre sobre el tema de las religiones para establecer nuevas reglamentaciones y controles sobre su actividad. Las propiedades y el uso de Internet. La “chinalización” a todo costo corre el riesgo de vaciar las comunidades de su contenido religioso y dogmático, transformándolas en ONGs y en marionetas del poder. Las dificultades del diálogo con el Vaticano. El PCC quiere eliminar a todo sujeto que pueda dañar el monopolio de su poder. El miedo a terminar como el PCC soviético. El síndrome del "colapso al estilo URRSS" y del "suicidio" eliminando las religiones, único elemento capaz de unir la sociedad china.

Roma (AsiaNews) - El Ministerio para los Asuntos Religiosos (más precisamente: La Administración estatal para los asuntos religiosos, SARA) comunicó en su sitio que se está preparando una cumbre a nivel nacional sobre el tema religiones, la cual tendrá como tema una revisión de las reglamentaciones que gobiernan el control sobre los diferentes cultos. Muchos cristianos que fueron entrevistados por AsiaNews temen que esto implicará mayores sombras para la vida de las comunidades, las cuales están sofocadas por límites cada vez más duros de sobrellevar.

Chen Zhongrong, vicedirector de la SARA, declaró que en la cumbre se hablará de la formación "intensiva" de los responsables religiosos locales. Durante el encuentro estará presente también el presidente Xi Jinping.

La fecha aún no ha sido comunicada de manera oficial ; hay quien dice que esto sería hacia fin de año. De cualquier modo, hace tiempo que se están llevando a cabo encuentros preparatorios. Desde que comenzó el año, Yu Zhengsheng, miembro del Politburó y claro sucesor de Xi Jinping como secretario del Partido en Shanghai, ha organizado diversas visitas a representantes de las cinco religiones oficiales (Budismo, Islam, Taoísmo, protestantes, católicos). En enero él se dirigió a Baoding, donde hay una fuerte presencia de la comunidad católica no oficial. Presidió incluso una reunión de la Comisión para los Asuntos Religiosos de la Conferencia política consultiva del pueblo chino (CPCPC).

Bienes incautados e Internet

Los argumentos que son tema de la cumbre no están del todo claros. En una entrevista con Wenweipo (un periódico pro-Beijing en Hong Kong), Wang Zuoan, director de Sara, dijo que este es el momento oportuno para revisar la normativa sobre la religión de una manera integral y que en el tema estarían también los derechos de propiedad y el uso de Internet.

Sobre los derechos de propiedad, hay una amarga disputa entre las diferentes comunidades religiosas y Sara. Muchas propiedades - edificios, hospitales, escuelas, tierra - expropiadas bajo Mao Zedong y utilizadas "a favor del pueblo", de acuerdo con una ley aprobada por Deng Xiaoping ahora deben ser devueltas a sus respectivos propietarios. En su lugar hay un uso liberal de los miembros y la oficina de Sara, que registra tales propiedades como sus bienes personales. De acuerdo con la ley china la Iglesia Católica debe devolver bienes por 13 millones de euros.

En todos estos años el gobierno ha expropiado casas para construir hoteles y edificios en el momento de los Juegos Olímpicos y se apoderaron de campos agrícolas de los pueblos para concederlos a uso industrial. En todos los casos, las quejas de las víctimas no obtuvieron ningún resultado. En ambientes eclesiásticos hay el temor que el nuevo borrador de la normativa cancele de un solo tajo las "reivindicaciones" de los obispos y comunidades.

El temor es que el control de Internet se incremente, como está ocurriendo en toda la sociedad china, que en los últimos meses ha visto la detención y condena de decenas de bloggers y periodistas. Entre ellas se encuentra Gao Yu, culpable de haber publicado su guía sobre cosas prohibidas en Internet en nombre de la "seguridad".

Entre los católicos, hay quienes sospechan que la misma muerte del p. Wei (Yu) Heping, muy activo en Internet, se debe a un conflicto con las autoridades, a pesar de que siguen diciendo que el sacerdote se ha "suicidado".

"Chinalizar" para reprimir

Hasta el momento, Xi Jinping, no casi nunca se ha expresado sobre las religiones, pero en mayo se reunió con el Frente Unido (los representantes de todas las organizaciones sociales fuera del Partido Comunista). En su discurso insistió en la "chinalización" de las religiones y reforzar la independencia de las fuerzas extranjeras. Sólo para que puedan sobrevivir en China.

En cuanto a los católicos, la "chinalización" significa la inculturación, es decir, un entrar en diálogo con la cultura china, la cual dura desde la época de Matteo Ricci y sus discípulos, como Pablo Xu Guangxi (desde 1562 hasta 1633), héroe nacional y científico, así como gran católico. la "chinalización" ha tenido éxito con el primer delegado del Vaticano en China, el gran Celso Costantini (1.876 a 1958), que presionó para la ordenación de los primeros obispos chinos; Propuso un plan de estudios en los seminarios en los que integra la teología con la cultura tradicional; Sugirió construcción de iglesias más sensibles al estilo arquitectónico predominante en el Imperio.

Por desgracia, la "chinalización" mencionada por Xi parece algo diferente. El pasado 29 de mayo, en el sitio del Frente Unido apareció una explicación del término utilizado por Xi Jinping. Se dice que el término implica ante todo un criterio político, es decir, apoyar al gobierno del Partido Comunista de China y el socialismo y obedecer las leyes del Estado. En segundo lugar, destaca un elemento nacionalista: las religiones deben actuar en el mejor interés de la nación y los chinos. En tercer lugar, se establece un criterio ideológico: las actividades religiosas deben guiarse por los valores socialistas y estar imbuidos de los valores tradicionales chinos. La Biblia debe ser interpretada de forma que favorezca lo que es bueno para el desarrollo social.

El alcance de esta "chinalización" es aún más claro si se tiene en cuenta todo lo que se reporta en el China Nation Post el 21 de abril. En él se subraya aún más la "chinalización". El cristianismo deben tratar de ser útil a la sociedad en la que se inserta; debe reducir su demanda de "superioridad" y no ser exclusiva, convivir con otras religiones; Debe interpretar las Escrituras a partir de la cultura tradicional china. El diario advierte que si la adaptación – la "chinalización" - no tiene lugar, la religión extranjera no puede sobrevivir y será eliminada.

Algunos aspectos de esta "chinalización" son, sin duda, compartidos: el testimonio de los cristianos siempre llevan un bien "útil" a la sociedad. En la Iglesia china se ofrece desde hace tiempo ayuda a las familias, a los pobres, a los inmigrantes, a los discapacitados, a los enfermos; del mismo modo, durante mucho tiempo se trabaja en el diálogo entre la fe y la cultura de China.

El problema existe cuando la inculturación no es parte de la identidad cristiana, sino que se impone desde el exterior, de acuerdo con una medida establecida por el poder político. En este caso - como lo hacen notar varios intelectuales cristianos chinos - se corre el riesgo de reducir la fe cristiana a un subproducto de la doctrina socialista, la transformación de las iglesias en organizaciones de caridad u organizaciones no gubernamentales, mientras que los pastores y líderes se convierten en meras imágenes en el aparato del Partido.

De hecho, detrás de la "chinalización" se esconde un total toma de poder sobre las religiones. El 30 de noviembre en "Global Times", Zhu Weiqun, presidente de la Comisión de Asuntos Étnicos y Religiosos del CPCP dijo que la reencarnación en el budismo tibetano es una cuestión que compete al Partido Comunista y que Pekín va a determinar quién sucederá al Dalai Lama.

En enero, se introducirán las nuevas reglas para los musulmanes en Xinjiang, que prohíbe a las mujeres usar el burka y los jóvenes a dejarse crecer la barba. A menudo en las universidades rectores prohíben por la fuerza a los jóvenes a practicar el mes de ayuno islámico del Ramadán.

El año pasado se prohibieron las Christmas Parties y ceremonias navideñas en las universidades y escuelas. Y en Zhejiang nos han destruido miles de cruces de campanarios e iglesias porque no arruinar el horizonte de la modernidad capital-comunista con características chinas.

El Partido y el diálogo entre China y el Vaticano

Los reclamos absolutos y totalitarios de dominación de las religiones por el Partido también es evidente a partir de los temas del diálogo entre el Vaticano y China. Por cierta información recibida de China, parece que la propuesta de Beijing no va más allá del reconocimiento por parte de la Santa Sede para todos los obispos oficiales (incluso aquellos ilegales y excomulgados), sin decir nada acerca de los obispos no oficiales y los que están en la cárcel. El Vaticano debe reconocer el Concilio de Obispos reconocidos por el gobierno, con exclusión de los obispos clandestinos. A este Consejo de Obispos (y no al Papa) compite el mandato para los nuevos candidatos a la ordenación episcopal; la elección y nombramiento del candidato deben hacerse de acuerdo con el método "democrático" (es decir, de acuerdo a las sugerencias de la Asociación Patriótica). La Santa Sede debe aprobar el nombramiento y tiene un poder de veto débil sólo en casos "graves", dando la justificación de sus posiciones. Si las razones de la Santa Sede se consideran "insuficientes", el Consejo de Obispos puede decidir continuar de todos modos.

Han sido nulas las solicitudes del Vaticano para liberar a los obispos presos y el reconocimiento de los obispos clandestinos. Pocos días después de la reunión entre la delegación de la Santa Sede y los chinos en Beijing en octubre pasado (oct 11 a 16), en las provincias de Guizhou y Shandong obispos y líderes católicos oficiales han tenido que asistir a una sesión de estudio sobre "Chinalización de las religiones y del cristianismo", en el que se reiteran los criterios arriba citados y el control sobre ordenaciones episcopales.

Está claro que sólo con una gran dosis de humor se puede llamar a esto un respeto a la libertad religiosa. De hecho vemos una penetración generalizada de la ideología y del control de los partidos en los ganglios más íntimos de la fe, de los dogmas, de las creencias, hasta desfigurarle la cara, dejando sólo una cáscara vacía, una marioneta en manos del Partido.

Además, ahora está claro para muchos que la chinalización, la nueva normativa, el aumento de los controles tienen un solo propósito: preservar el monopolio del poder del Partido Comunista de China (PCCh) y eliminar o aplastar cualquier persona que pudiera oponerse a ella también con la sola existencia.

Síndrome del "colapso estilo URSS"

Durante años, el PCCh está sufriendo de un síndrome de "el colapso en la forma soviética", por temor a terminar como el Partido Comunista en Rusia. A menudo hablaba, Xi Jinping, y advierte contra cualquier "revisionismo" y cualquier crítica de la historia del Partido.

China siempre ha mirado con miedo al final del imperio soviético. En el '89, la caída del muro de Berlín, los análisis del partido culpan del colapso a Solidaridad, a Polonia y al Papa Juan Pablo II. Y así, desde entonces, Beijing ha reforzado la represión contra los sindicatos libres, contra los intentos de autonomía regional, en contra de la religión católica y las religiones en general.

Después de la masacre de Tiananmen, el PCCh ha intentado justificar su poder mediante la concesión del bienestar económico a la sociedad. Pero el mundo que ha surgido está lleno de enormes desequilibrios económicos, la contaminación, la injusticia, la violencia, la corrupción y ahora el apoyo de la población se ha convertido en exiguo. Por esto está en una lucha constante en contra de cualquier persona que arroje una sombra sobre el poder del Partido: intelectuales, bloggers, periodistas, abogados, derechos humanos y… religiones.

El temor hacia las comunidades religiosas es aún más agudo porque la adhesión a la fe está penetrado incluso entre los miembros del Partido, tanto es así que hace unos meses se ha emitido una prohibición a todos los cuadros de practicar cualquier experiencia religiosa.

Las conversiones y el retorno a la práctica de la fe se difunden por ahora como "malas hierbas" en la sociedad china tanto que derrocan las tranquilas estadísticas del gobierno. De hecho, de acuerdo con Beijing en China hay sólo 100 millones de creyentes pertenecientes a las cinco religiones oficiales. Pero ya en 2007 algunos profesores de la Shanghai Normal University habían publicado en el diario China Daily una encuesta que mostraba que los creyentes son alrededor de 300 millones y más.

Lo que es triste es que, además de síndrome de "colapso estilo URSS", Beijing también parece sufrir de un síndrome de "suicidio": en un esfuerzo para eliminar o reprimir las religiones - y en particular a las comunidades cristianas - el Partido elimina la única capacidad de dar sentido y cohesión a la sociedad china, ahora postrada por décadas de materialismo, el individualismo, la desconfianza, el conflicto y el vacío existencial.