Tuesday, December 01, 2015

Aclaración del Prefecto del Culto Divino sobre la intercomunión: “No es un deseo personal o en un diálogo personal con Jesús el que determina si puedo recibir la Comunión en la Iglesia Católica”

Aleteia (por ahora sólo en inglés) ha preguntado al Card. Robert Sarah (imágen), Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos, y a Mons. Athanasius Schneider, obispo auxiliar de Astana, Kazajistán, sobre el asunto de la intercomunión, evidentemente a raíz de una respuesta al respecto ofrecida por Francisco recientemente a una mujer luterana casada con un católico, cuando el Pontífice visitó la Iglesia Evangélica Luterana de Roma.

Procedemos a traducir las aclaraciones del Card. Sarah.

¿Podría un sacerdote dar la Sagrada Comunión tanto a esposo como esposa si él sabe que uno es Católico y una no lo es?

No, le damos la comunión a los Católicos. Muchos sacerdotes me han dicho: “Yo le doy la comunión a todos”. No tiene sentido.

A veces, un Anglicano que está muy lejos de su iglesia por un largo período de tiempo y que desea recibir la Comunión, puede participar en la Misa y recibir la Comunión en la Iglesia Católica, donde no haya pecado, y él esté propiamente casado. Porque creen en la Eucaristía, incluso si en la iglesia Anglicana no hay en realidad Eucaristía porque no hay sacerdocio. Pero es raro y ocurriría en circunstancias muy excepcionales. Esto es algo extraordinario y no ordinario.

Pero un católico no puede recibir la comunión en la iglesia Anglicana, porque no hay Comunión; sólo hay pan. El pan no es consagrado, porque el sacerdote no es sacerdote. Con la ruptura de Enrique VIII con la Iglesia Católica, las órdenes sacerdotales en la Iglesia Anglicana se convirtieron en nulas y sin efecto. Así que la consagración no es válida, y por lo tanto no es la Eucaristía.

¿Y una esposa que es Luterana, o Anglicana, y quien está casada con un hombre Católico? Si van a Misa los Domingos, ¿es siempre posible para ella para recibir la Comunión?

En el día de su matrimonio, el sacerdote le dio la comunión al esposo Católico y no a la esposa Luterana o Anglicana. Es lo mismo si van a misa juntos, porque no hay intercomunión: entre Anglicanos y Católicos, entre Católicos y Protestantes. Si van a misa juntos, el Católico puede comulgar pero la Luterana o Anglicana no puede.

Si no estamos unidos en la fe y la doctrina, ¿cree que abrir las puertas a la intercomunión socavaría la creencia en la Verdadera Presencia?

Creo que promovería la profanación. No podemos hacer esto. No es que Yo tenga que hablar con el Señor para saber si debo ir a la Comunión. No, tengo que saber si estoy de acuerdo con la regla de la Iglesia. Es mi conciencia la que dice: “Ve”. Mi conciencia debe estar iluminada por la regla de la Iglesia, que dice que para comulgar, tengo que estar en estado de gracia, sin pecado, y tener la fe de la Iglesia Católica Iglesia. ... No es un deseo personal o en un diálogo personal con Jesús el que determina si puedo recibir la Comunión en la Iglesia Católica. ¿Cómo puedo saber que el Señor realmente ha dicho: “Ven y recibe mi Cuerpo”. No. Una persona no puede decidir si puede recibir la Comunión. Él tiene que tener la regla de la Iglesia: i.e., ser católico, estar en un estado de gracia, apropiadamente casado [si es casado].

Pero algunos dirían que abrir las puertas a la intercomunión sería una forma para que los cónyuges lleguen más a ser uno?

Pero el Señor nos ayuda a ser uno si lo recibimos correctamente. Si no, no crea unidad. Comeremos nuestra condenación. San Pablo dice: “Examínese a sí mismo... Pues quien come y bebe sin discernir el Cuerpo, come y bebe su propio castigo. (1 Corintios 11, 27-29). Por tanto, no tenemos éxito en convertirnos uno si ellos tienen parte con el pecado, con desprecio por el Cuerpo de Cristo.