Monday, November 16, 2015

Gianluigi Nuzzi, uno de los iniciadores del vatileaks 2, no comparecerá ante autoridades judiciales del Vaticano


De Gianluigi Nuzzi, el periodista autor del libro “Via Crucis”, uno de los dos que iniciaron lo que ahora se llama vatileaks 2, habíamos dicho que fue citado para comparecer ante las autoridades judiciales del Vaticano (ver aquí). Escribe hoy en su sitio de internet que definitivamente va a declinar la invitación, para decirlo en términos coloquiales.

Este es un despacho en español al respecto de agencia AP, Nov-16-2015.

CIUDAD DEL VATICANO - Uno de los periodistas italianos cuyas revelaciones sobre irregularidades administrativas en el Vaticano han conquistado titulares se niega a comparecer ante magistrados de la Santa Sede para ser interrogado en un caso penal acerca de documentos confidenciales filtrados.

Gianluigi Nuzzi, autor de "Mercaderes en el templo", recibió una citación de la fiscalía del Vaticano para comparecer el martes a las 10:30 a.m. a fin de interrogarlo en el caso contra un monseñor de la Santa Sede acusado de filtrar los documentos.

Nuzzi, que ha sido colocado bajo investigación en el caso, dijo el lunes que no comparecerá. En una declaración acusó al sistema legal vaticano de castigar a los periodistas y criminalizar la publicación de noticias, y agregó que en el código legal del Vaticano no hay normas que permitan a los periodistas proteger sus fuentes.

Nuzzi y otro periodista italiano, Emiliano Fittipaldi, publicaron sendos libros la semana pasada basados en documentos filtrados de una comisión nombrada por el papa Francisco para tratar de enderezar las finanzas del Vaticano y proponer reformas. Los libros mencionan derroches, irregularidades administrativas y codicia, además de la resistencia que enfrenta Francisco al intentar solucionar el problema.

El Vaticano condenó los libros y arrestó a dos miembros de la comisión de reformas que tenían acceso a los documentos; uno de ellos permanece en una celda del Vaticano.

Un libro de Nuzzi en 2012 sobre irregularidades en el Vaticano, también basado en documentos filtrados, suscitó un escándalo que convenció al papa Benedicto XVI a renunciar. También hizo que el Vaticano aprobara una ley que criminalizó la filtración de informaciones y castiga con hasta ocho años de prisión a todos los que revelen o reciban información o documentación confidencial.

Nuzzi dijo que decidirá si corresponde o no cooperar cuando el Vaticano solicite asistencia de las autoridades judiciales italianas.