Sunday, November 15, 2015

Entre comida, fe y fama


Artículo de The Chicago Tribune. Esta es una versión en español que se lee en otro de los medios del mismo grupo editorial, Vívelo Hoy.

Entre comida, fe y fama

Manya Brachear Pashman

CHICAGO— La hermana Alicia Torres se convirtió en la campeona del programa de cocina “Chopped” del canal Food Network’s, y ganó $10,000 para proveer más comida caliente en el comedor de Our Lady of the Angels Mission, en el barrio de Humboldt Park, donde cocina.

“El Señor me dio este talento”, comentó Torres a los jueces del concurso de televisión quienes bromeaban sobre un posible entrenamiento culinario secreto. “Creo que la cocina es mi lienzo donde me expreso de forma creativa”, mencionó.

Torres, de 30 años, fue una de los cuatro chefs que cocinaron con los ingredientes convencionales de una cena de Día de Acción de Gracias —pavo, judias verdes, papas o camote y arándanos— en una edición especial del programa emitido el lunes.

Bonnie Kepplinger, de 74 años, voluntaria en Crib, un albergue para desamparados de Chicago en el que se hospedan muchos jóvenes de la comunidad gay, sobrevivió una ronda pero perdió en la fase de preparación del plato principal.

En la ronda de preparación del aperitivo, Torres transformó las sobras de comida en unas quesadillas estilo mexicano.

Kepplinger cocinó croquetas de pavo fritas y bolas de patata con ensalada de judías verdes con aderezo de arándanos.

Para el plato principal, Torres hizo un platillo estilo mediterráneo con pavo al curry con un guiso de camote y arándanos, una salsa de queso de cabra y judías verdes. Kepplinger coció a fuego lento el pavo, escaldó las judías verdes y creó un tartar de ensalada de arándano, pero no puso las patatas o camote en el plato.

“Creo que el tiempo hizo sacar lo mejor de mí pero también creo que mi musa simplemente se quedó dormida”, comentó Kepplinger en el show.

Aún así, “The Night Ministry”, la organización no lucrativa de Chicago que administra el refugio donde Kepplinger es voluntaria, recibió una donación por parte de Food Network al igual que las otras organizaciones benéficas que concursaron en el programa especial del lunes.

En una entrevista Kepplinger, recordó la película de 1966 “The Singing Nun” (La Monja Cantante) y dijo que estaba tan impresionada con Torres que espera que (el programa) la “Monja cocinera” llegue a la televisión próximamente.

Torres mencionó que no tiene ofertas para presentar su propio programa de cocina pero que sabe que cualquier cosa que depare el futuro “será por la gloria de Dios y para ayudar a servir a mis hermanos y hermanas del oeste de Chicago o de dónde Dios quiera que yo sirva”.

Torres ayudó a fundar la Orden Franciscana de la Eucaristía de Chicago en oeste de la ciudad y, recientemente, profesó sus votos.

La nueva comunidad franciscana está dedicada a la adoración del Santísimo Sacramento, la evangelización y el servicio a los pobres de Chicago.

“Quizá haber estado en televisión nacional y haber ganado este concurso capta más atención al problema del hambre”, mencionó la Hermana.

“El amor de Dios es tan fuerte y grande como para llevar a esta pequeña monja de Chicago quien nunca fue a una escuela culinaria a competir. Literalmente no hay nada imposible para Dios”.

Unos 25 vecinos y amigos se unieron a Torres el lunes por la noche para ver el programa y escucharla hablar de su experiencia. Los invitados disfrutaron su famoso pastel de chocolate sin harina y galletas con trozos de chocolate, aceite de coco y cobertura de chardonnay y queso de cabra.