Monday, November 02, 2015

Arrestado alto cargo Vaticano y una mujer por posible caso de robo y filtración de documentos

El boletín diario de la Oficina de Prensa de la Santa Sede es el que proporciona hoy la información oficial sobre este arresto por filtraciones de documentos. Extraoficialmante ya el periódico Il Tempo de Roma había informado el pasado Jueves de dichas filtraciones. El Viernes el periódico Il Fatto Quotidiano había señalado a un monseñor del Opus Dei como uno de los responsables.

No se conoce una traducción al español de la información oficial, por lo pronto reproducimos la siguiente información de Rome Reports.

Arrestado alto cargo Vaticano y una mujer por posible caso de robo y filtración de documentos
2015-11-02

La Gendarmería Vaticana ha arrestado e interrogado a un alto cargo Vaticano y a una mujer por un caso de supuesto "robo y divulgación de noticias y documentos reservados”. Se trata del español Lucio Angel Vallejo Balda y de la italiana Francesca Chaouqui.

Mientras que la italiana está en libertad vigilada por haber colaborado con la investigación, el sacerdote sigue en prisión.

Lucio Angel Vallejo Balda era el número dos de la prefectura de Asuntos Económicos. El Papa Francisco le confió en julio de 2013 la coordinación de un grupo de trabajo para reformar las instituciones económicas y administrativas del Vaticano. Francesca Chaouqui era uno de los miembros de esa comisión.

Esta semana se publicará en Italia un libro que incluye grabaciones de palabras del Papa, probablemente pronunciadas en las reuniones a puerta cerrada de esta comisión de trabajo.

Así explicaba Lucio Ángel Vallejo el trabajo que le había confiado el Papa.

MONS. LUCIO ÁNGEL VALLEJO
Secretario, Prefectura de Asuntos Económicos

"Tenemos la indicación clara del Papa es de más transparencia después de una mejor gestión. Yo ya no me atrevería a hablar tanto de austeridad porque la Santa Sede en general es bastante austera sino sobre todo una mejor gestión que ahorre recursos; que pueda ser más eficaz para poder liberar recursos para otras cosas que son más necesarias. Eso que tantas veces dice el Papa..., también nos lo ha dicho: cuando tenéis que hacer un gasto extraordinario pensad que hay gente que está pasando hambre”.

Mientras la investigación sigue abierta, el portavoz del Vaticano dice que este libro es "fruto de una grave traición de la confianza del Papa”, y que sus autores se beneficiarán de "un acto gravemente ilícito de entrega de documentos reservados”.

Recuerda que "este tipo de publicaciones no contribuyen a establecer claridad y verdad, sino a generar confusión e interpretaciones parciales y tendenciosas”. Dice que en ningún caso ayudan a la misión del Papa.

En la primavera de 2012 estalló el caso Vatileaks, cuando el mayordomo del Papa robó y filtró documentos del escritorio de Benedicto XVI. En aquel entonces, Paolo Gabriele fue condenado a 18 meses de prisión, pero el Papa le concedió la amnistía y le proporcionó un nuevo trabajo.

Por su parte, el Opus Dei ha emitido el siguiente comunicado.

Comunicado de prensa de la Oficina de Información del Opus Dei sobre el arresto de Mons. Lucio Ángel Vallejo Balda.

Varios medios de comunicación han solicitado un comentario a esta oficina sobre noticias acerca del arresto de Mons. Lucio Ángel Vallejo Balda. Manifestamos sorpresa y dolor por estas noticias.

El Opus Dei no dispone de ninguna información sobre el caso. Si la acusación se demostrase cierta, sería particularmente doloroso por el daño hecho a la Iglesia.

Mons. Vallejo pertenece a la “Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz”, asociación de presbíteros intrínsecamente unida al Opus Dei, que no tiene el derecho de intervenir en el ministerio pastoral ni en los trabajos que los socios desarrollan en sus diócesis o en la Santa Sede. La misión de la asociación es el acompañamiento espiritual de sus miembros.

Mons. Vallejo fue llamado a trabajar en Roma por la Santa Sede, de acuerdo con su obispo (diócesis de Astorga, España). La prelatura del Opus Dei no intervino ni supo de esa decisión hasta que se hizo pública: los superiores de Mons. Vallejo son los de la Santa Sede y el obispo de la diócesis donde está incardinado (Astorga).

Oficina de Información de la Prelatura del Opus Dei en Roma

Sobre la Sra. Francesca Chaouqui, se puede consultar esta entrada relacionada.


Actualización Nov-03-2015: V.I.S. ofrece hoy una traducción español del comunicado emitido ayer por la Oficina d Prensa de la Santa Sede.

En el ámbito de las investigaciones de policía judicial realizadas por la Gendarmería del Vaticano, en curso desde hace varios meses a propósito de la sustracción y difusión de noticias y documentos reservados, el sábado y el domingo pasado, fueron convocadas dos personas para ser interrogadas sobre la base de los elementos recogidos y las evidencias resultantes.

Se trata de un eclesiástico, Mons. Lucio Ángel Vallejo Balda, y de la Sra. Francesca Chaouqui, que en el pasado fueron respectivamente secretario y miembro del COSEA (Comisión referente de estudio y guía sobre la Organización de las Estructuras económico-administrativas de la Santa Sede) establecida por el Papa en julio de 2013 y posteriormente disuelta tras el final de su mandato.

A raíz de los resultados de la interrogación las dos personas fueron arrestadas en vista del proseguimiento de la investigación.

Con fecha de hoy, la Oficina del Promotor de Justicia, representada por los abogados Gian Piero Milano, Promotor de Justicia, y Roberto Zannotti, Promotor de Justicia agregado, ha convalidado el arresto de las dos personas, dejando en libertad a la Sra. Chaouqui, para la que ya no eran necesarias medidas de cautela, entre otras cosas por su colaboración en la investigación.

La posición de monseñor Vallejo Balda está siendo analizada por la Oficina del Promotor de Justicia.

Hay que recordar que la divulgación de noticias y documentos confidenciales es un delito en virtud de la Ley no. IX del Estado de la Ciudad del Vaticano (13 de julio de 2013) artículo. 10 (art. 116 bis C. P.).

En cuanto a los libros que se publicarán en los próximos días es necesario decir claramente que, también en esta ocasión, como en el pasado, son el fruto de una traición grave a la confianza del Papa y, por lo que se refiere a los autores, una operación para sacar ventaja de un acto gravemente ilícito de entrega ilegal de documentación reservada; una operación cuyas implicaciones jurídicas, y posiblemente penales, son objeto de estudio por la Oficina del Promotor, de cara a eventuales procedimientos adicionales, en los que se recurrirá si es necesario, a la cooperación internacional.

Las publicaciones de este tipo no contribuyen de ninguna manera a establecer la claridad y la verdad, sino más bien a generar confusión e interpretaciones parciales y tendenciosas. Hay que evitar absolutamente el error de pensar que sean una manera de sostener la misión del Papa.