Wednesday, October 21, 2015

Suspendido Charamsa, el teólogo vaticano que salió del clóset mediáticamente

Información de agencia EFE, Oct-21-2015.

El obispo de Pelplin (Polonia), Ryszard Kasyna, ha suspendido del ejercicio del sacerdocio al cura y teólogo Krysztof Charamsa, expulsado de la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano donde trabajaba al hacer pública su homosexualidad y que tenía un compañero sentimental de Barcelona.

El obispo de Pelplin ha enviado por correo electrónico una carta a Charamsa, que también era profesor de Teología en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, en la que le comunica su suspensión por defender postulados contrarios a la doctrina de la Iglesia. El prelado también prohíbe al sacerdote poder vestir hábito religioso o indumentaria eclesial.

Charamsa ha declarado que «en la práctica de la Iglesia no hay ninguna esperanza real de poder presentar recurso ni pedir explicaciones sobre una pena considerada injusta, especialmente cuando no se especifican las razones concretas ni se precisan las causas de dicha pena».

El sacerdote, que se ha trasladado a vivir a Barcelona con su pareja, ha señalado que «en Polonia los obispos desde hace mucho tiempo promueven, o simplemente no reaccionan, ante el lenguaje católico de odio contra las minorías sexuales».

El obispo de Polonia ya había anunciado a Charamsa el pasado día 10 que estaba «cometiendo errores doctrinales contrarios a la Sagrada Escritura y a la enseñanza de la Iglesia», y le pidió al sacerdote que recuperara «la correcta enseñanza de la Iglesia».

Charamsa, considerando que era una acusación muy genérica, pidió a su obispo que especificara «qué verdades de la Escritura y de la enseñanza de la Iglesia no estaba respetando» para poder preparar sus alegaciones, al tiempo que solicitaba a los prelados polacos que «dejaran la promoción del lenguaje del odio y violencia propio de la homofobia, que es contrario a la Sagrada Escritura».

El sacerdote ha recibido este lunes la respuesta en forma de un decreto de suspensión del ejercicio de sus funciones sacerdotales, lo que, según Charamsa, «confirma la falta de discusión en la Iglesia sobre la natural y sana orientación sexual, la cuestión de las minorías sexuales y sus derechos, tanto en la sociedad como en la Iglesia, y el respeto de la dignidad de las personas que no son heterosexuales».

«En la Iglesia es evidente que un sacerdote no puede salir del armario y declarar públicamente que es gay. No importa si tiene pareja o no. Para la Iglesia declarar la propia homosexualidad significa promocionar la homosexualidad», ha dicho Charamsa, que ha recordado que la Congregación de la Doctrina de la Fe ya redactó en 2005 una instrucción que prohíbe a las personas homosexuales acceder al sacerdocio católico.

«En la situación actual no importa si presenté a mi pareja o no. Yo no podía salir del armario de ningún modo sin ser castigado», ha afirmado el cura, que, sin embargo, no entiende «cuál es la acusación» por la que ha sido suspendido como sacerdote.

En los diversos escritos que Charamsa ha cruzado con su obispo desde que el pasado 3 de octubre revelara su homosexualidad, monseñor Kasyna le pidió el pasado día 12 que se presentara en Polonia, a lo que el sacerdote respondió que no podía hacerlo por falta de recursos económicos.