Thursday, October 01, 2015

Padre sinodal exalta alto valor de las parejas homosexuales que se acompañan y sostienen

Se trata de Mons. Heiner Koch, Arzobispo de Berlín, Alemania, quien concede una entrevista a Corriere Della Sera, Oct-02-2015, pág. 19. Mons. Koch es la primera vez que participará en un Sínodo y, obviamente, la entrevista se centra en su participación en el Sínodo sobre la familia que comienza este fin de semana.

Pregunta sobre las parejas homosexuales.

¿Qué piensa de la uniones homosexuales?

«Para nosotros la sexualidad no puede ser separada de la comunidad humana. No podemos separarla de la posibilidad de dar la vida. Por esto, en la lógica de la Iglesia, la sexualidad está conectada con el matrimonio. Y así también está conectada con el amor entre un hombre y una mujer, posibles padre y madre. Una relación homosexual no puede ser así. Independientemente de esto, está claro que hay personas homosexuales que se sostienen y acompañan incluso en la vejez y en la enfermedad, lo que es un valor alto».

Para no defraudarlos, sobre el tema que acapara la atención, es decir, la Comunión para los divorciados vueltos a casar.

«...[P]ueden existir casos individuales donde el obispo o un delegado suyo puedan permitir la participación. Porque la vida supera las reglas. Hay algunas tésis del Papa sobre esto y las discutiremos en el Sínodo.

¿Qué se entiende por vida que supera las reglas?

«Por ejemplo el caso de un matrimonio en el que el marido dejó a su esposa y ella volvió a casarse por el bien de los niños, pero quiere la comunión a toda costa. Ella no tiene la culpa moral. Si hay una religiosidad profunda, en mi opinión, la vida supera las reglas».