Thursday, September 17, 2015

El Papa emérito reza el Rosario al modo tradicional

Vittorio Messori cuenta en La Nuova Bussola Quotidiana de “una mañana en la ermita del Papa Emérito” (en español en Religión en Libertad). Se trata del relato de una visita suya que hizo a Benedicto XVI el pasado Sep-09-2015. Fíjense en este aparte:

...le pedí que nos haga un regalo: un De Senectute de ciceroniana memoria pero, obviamente, desde una perspectiva cristiana; es más, católica, en la que él mismo narre su experiencia de vejez, a menudo dolorosa, y la apertura al Más Allá, sobre la verdadera vida que nos espera a todos. Una ocasión preciosa para afrontar el tema de esos Novísimos que han sido eliminados por una Iglesia preocupada solamente en el bienestar para todos en esta vida, más que en la salvación eterna.

Sacudió la cabeza y me replicó: "Sería algo precioso; varias veces he denunciado este olvido de la muerte, esta eliminación del Más Allá con lo que nos espera ´después´. Pero Usted sabe que estoy acostumbrado a razonar como teólogo, a filtrar la realidad a través de las categorías filosóficas; por consiguiente, no podría escribir nada a no ser que lo hiciera de este modo. De todas formas, me faltan las fuerzas para realizar una tarea como esta". Y después: "Mi deber hacia la Iglesia y el mundo intento hacerlo con una oración que ocupa toda mi jornada". ¿Oración mental o verbal, Santidad? se me ocurrió, tal vez banalmente, preguntarle. Su respuesta fue inmediata: "Verbal sobre todo: el rosario completo, con sus tres coronas; después los salmos, las oraciones escritas por los santos y los pasajes bíblicos y las invocaciones del breviario". La oración mental se la proporcionan sus muchas lecturas de textos de espiritualidad, que se unen a los de teología y de exégesis bíblica.

“El rosario completo, con sus tres coronas”, ¿por qué no cuatro con la “incorporación oportuna” hecha en 2002 por Juan Pablo II, a quien estuvo tan estrechamente ligado? Bueno, en la propia carta apostólica (N° 19) de Juan Pablo II en la que se hacía la “incorporación oportuna”, se explica claramente que la incorporación de nuevos misterios se hacía “sin prejuzgar ningún aspecto esencial de la estructura tradicional de esta oración”. Al parecer es esta la elección personal que ha hecho el Papa emérito.