Friday, September 18, 2015

Concederle el Nóbel de Paz a Obama fue un fracaso, dice exsecretario del premio

Alguien está descubriendo el hilo negro ó, como se dice de otra forma, que el agua moja. Aquel premio Nóbel de Paz al que el Vaticano en su momento había saludado  “con aprecio” destacando “el compromiso mostrado por el Presidente Obama por la promoción de la paz en el campo internacional, y en particular, también recientemente en favor del desarme nuclear”, resultó todo un fiasco, según lo revela el antiguo secretario del Premio Nóbel, Geir Lundestad, en un libro. De paso, el hecho sirve para confirmar lo que muchos intuíamos, que ese premio, contrario a los deseos de su creador, se entrega por motivos políticos.

Información de BBC, Sep-17-2015.

Exsecretario del Nobel: fue "un fracaso" otorgarle el premio a Obama
Redacción
BBC Mundo


17 septiembre 2015

El exsecretario del premio Nobel de la Paz afirmó este jueves que los organizadores del galardón fracasaron al no lograr lo que el comité buscaba con entregarle el reconocimiento al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en 2009.

Geir Lundestad dijo que el comité esperaba que el premio fortalecería al mandatario estadounidense.

Por el contrario, la decisión fue recibida con críticas en Estados Unidos. Muchos argumentaron que no tuvo impacto.

Lundestad escribió en sus memorias "Secretario de Paz", que incluso Obama resultó sorprendido por el premio.

El premio, dado por el comité para reconocer particularmente la visión de Obama de cómo acabar con las armas nucleares, fue ampliamente criticado en EE.UU. por ser muy prematuro. Fue otrogado apenas nueve meses después de que asumió la presidencia.

Lundestad, profesor de historia de Estados Unidos, señaló que tenía serias dudas sobre entregarle el galardón a Obama, pero negó que se haya arrepentido, tal como asegura la prensa sueca.

Los cinco miembros del comité votaron de manera unánime.

"Ningún Premio Nobel produjo más atención que el otorgado en 2009 a Barack Obama", escribió Lundestad.

"Incluso muchos simpatizantes de Obama creyeron que el premio era un error", dice. "En ese sentido, el comité no logró lo que esperaba".

Obama pensó no ir a Oslo

También revela que Obama consideró no ir a recoger el premio a Oslo, la capital de Noruega.

Su equipo de trabajo incluso se puso a investigar en el pasado qué ganadores no estuvieron en la ceremonia y encontró que sólo ha ocurrido en ocasiones muy raras, tales como la de disidentes que no pudieron salir de sus países debido a la prohibición expresa de sus gobiernos.

"En la Casa Blanca se dieron cuenta que tenían que viajar a Oslo", escribió en su memoria Lundestad.

El exsecretario del Premio Nobel de la Paz trabajó como un promotor del comité sin derecho a voto entre 1990 y 2015.

Por primera vez un funcionario en ese cargo ha roto la tradición de no hablar sobre cómo se discute el otorgamiento del prestigioso premio.