Saturday, August 01, 2015

Primera lesbiana declarada beneficiaria de la nueva legislación laboral en la Iglesia alemana; obispo que se niega a implementarla bajo fuerte presión

La nueva legislación laboral en la Iglesia alemana que permite a los empleados de las instituciones católicas no vivir de acuerdo con la ley moral de la Iglesia, ha dado su primer fruto: Una lesbiana declarada que había sido removida de su puesto de trabajo por haberse “casado” con otra mujer, ha recuperado su empleo. Adicionalmente, y como efecto colateral, el obispo de Passau, uno de los tres obispos que se rehusan a implementar dicha ley, se encuentra bajo fuerte presión de 20 de sus sacerdotes para que ceda y la implemente.

Artículo de LifeSiteNews, jul-31-2015. Traducción de Secretum Meum Mihi.

Julio 31, 2015 (LifeSiteNews) - El sitio web de la Conferencia Episcopal Alemana, katholisch.de, informó ayer del primer caso de una homosexual practicante a la que se le permitió permanecer en una posición en una institución de la Iglesia Católica a pesar de una violación flagrante y pública de la la ley moral de la Iglesia.

A la mujer que dirige un centro de cuidado diurno de Caritas en Baviera, se le había pedido en abril que abandonara su puesto debido a su anuncio de que se iba a “casarse” con una mujer. La decisión ha sido ahora revocada, según el P. Hans Lindenberger, director de Caritas en Munich, Alemania.

El cardenal Reinhard Marx, que es el arzobispo de la diócesis de Munich, se ha comprometido a implementar la nueva Ley de Trabajo de la Iglesia el 1 de agosto La nueva Ley de Trabajo de la Iglesia, aprobada por la Conferencia Episcopal Alemana al final de Abril de 2015, liberalizó drásticamente las reglas disciplinarias de la Iglesia Católica en Alemania. En el pasado, a los empleados que no vivieran de acuedo con la enseñanza moral de la Iglesia se les pedía dejar su puesto en las instituciones de la Iglesia.

Tres obispos alemanes, los obispos Stefan Oster, Rudolf Vorderholzer, y Gregor Hanke, han decidido no implementar la nueva ley de la Iglesia en sus propias diócesis.

El obispo Stefan Oster de Passau explicó su postura en una reciente publicación en Facebook. Él se preguntó retóricamente si las instituciones de la Iglesia no perderían su catolicidad aún más de lo que ya lo han hecho con la nueva normativa. ¿Las instituciones de servicios que se dicen “católicas” en lo externo tienen alguna fe en lo interior?, se preguntó. ¿La gente trabaja allí por convicción cristiana o sólo sobre la base de lo que es profesional y económicamente viable? Advirtió que era una autoimpuesta secularización de la Iglesia.

El obispo Oster está bajo presión de los sacerdotes de su diócesis para que ceda a la nueva ley. Veinte sacerdotes liberales en la diócesis han emitido una carta pública pidiendo al obispo a ceder.