Sunday, August 23, 2015

La enseñanza de Juan Pablo II ignorada por el Sínodo

video

Cuarta parte de una entrevista realizada por Gloria T.V. a Mons. Stanisław Gądecki, arzobispo de Poznań y actual presidente de la Conferencia Episcopal Polaca. La siguiente es una traducción al español —con algunas adaptaciones— de Lexicon Canonicum.

¿La enseñanza de Juan Pablo II ha jugado un papel importante durante el Sínodo?

[Mons. Stanisław Gądecki:]
Pienso que esta enseñanza no ha sido suficientemente subrayada durante las discusiones del Sínodo, sobre todo si consideramos que la contribución de Juan Pablo II en el campo del matrimonio y de la familia es muchas veces mayor que la enseñanza de los papas recientes.

Por esta razón no es tan sencillo evitar esta enseñanza, sustancialmente formulada en Familiaris Consortio.

Espero que la onda corta de la primera parte del Sínodo pase y la segunda parte cuente más con sus enseñanzas.

Como siempre hay obispos que piden concesiones para los divorciados, pero no es este el problema principal en la actual situación del matrimonio y de la familia. Más del 90% de los casos tienen que resolver otros problemas o dificultades. Por eso la mayor parte de los aspectos subrayados por los periodistas tras la primera parte del Sínodo son importantes, pero no son ciertamente la cosa más importante en la situación global sobre la enseñanza respecto al matrimonio y la familia

¿En muchos países de Europa oriental, no hay practicamente más familias jóvenes en la Iglesia, eso no debería se tratado durante el Sínodo de la familia? ¿Y la Iglesia tiene una respuesta al respecto?

[Mons. Stanisław Gądecki:]
Hay movimientos de familias que consideran este problema y contribuyen en manera muy importante. Hoy la presión sobre el matrimonio desde fuera para hacerle cambiar naturaleza, o también para destruirlo es de hecho tan fuerte, que las personas no logran fácilmente protegerse de ella. Alguna pareja puede ser fuerte y puede no tener necesidad de ayuda, pero la mayoría de las familias jóvenes requiere el apoyo de otras personas que comparten las mismas motivaciones y la misma fe. Este es el motivo por el cual movimientos de familia como Domestic Church o Notre Dame son muy útiles. La experiencia de Europa occidental nos muestra que en la Iglesia quedan personas que se ayudan entre sí y pertenecen a estos movimientos.

El hombre es débil: está expuesto a fuertes influencias externas, contra las que no logra defenderse. Durante el Sínodo del año pasado se ha dicho que las parejas casadas tienen necesidad de acompañamiento pastoral no solo antes, sino también en los años que siguen a la celebración del matrimonio. A este respecto, se deberían tomar como referencia familias maduras, que han acumulado años de experiencia y que a veces pueden ayudar a las familias jóvenes con sus problemas, más que los pastores.