Friday, July 24, 2015

Vaticanista de La Repubblica excluido del vuelo papal a Cuba y EEUU, motivo sanción por haber filtrado encíclica ecológica


¡Qué astutos los de La Repubblica!, porque en primera página de la edición de hoy salen a quejarse en un artículo de que los sancionen por la filtración de la encíclica ecológica —definida ahora no como ecológica sino ‘social’— por parte de un medio de comunicación diferente pero perteneciente al mismo grupo editorial. La sanción consiste en no dar acreditación a su vaticanista, Marco Ansaldo, para que sea uno de los periodistas que acompañen en el vuelo papal a Francisco durante su próximo viaje a Cuba y EEUU. Inicialmente les dijeron oficialmente que se debió al excesivo número de solicitudes, pero extraoficialmente y en comunicación al propio afectado, han dicho que es una represalia porque L’Espresso —que pertenece al mismo grupo editorial— filtró la encíclica ecológica.

Esto dice el aparte principal del artículo/queja de La Repubblica:

La razón oficial, comunicada ayer por carta del padre Federico Lombardi, director de la oficina de prensa, es el exceso de solicitudes para el vuelo papal, con la necesidad de una “selección drástica y dolorosa”. Pero a esta explicación técnica en el mismo día de ayer y con la misma firma se superpone otra explicación enteramente política: además del criterio restrictivo, en el caso de la Repubblica “ha influido en modo determinante —escribe Lombardi a Ansaldo— también la intención de aplicarde una “sanción”por la publicación de la encíclica por parte de L’Espresso (con enlace en el sitio de la Repubblica) que forma parte del Grupo, así que la no admisión en este caso se habría dado de todos modos”.

¿Por qué astutos? Pues porque ya se sabe que, dicho por él mismo, el único periódico que Francisco lee es precisamente La Repubblica e, imagínense el efecto que tendrá en el Pontífice la queja publicada en primera página de su periódico favorito. ¿No podría inferirse una contraorden de una ‘autoridad superior’ para que al vaticanista de La Repubblica ahora sí se le conceda la acreditación deseada?