Friday, June 26, 2015

La admisión a la sagrada comunión de los divorciados vueltos a casar no representa una ruptura sino una continuidad, card. Kasper

Información de agencia SIR, Jun-26-2015. La información está basada en un artículo escrito por el card. Walter Kasper para la revista Stimmen Der Zeit. Traducción de Secretum Meum Mihi.

El card. Walter Kasper pide una “teología realista del matrimonio”. El cardenal se expresó sobre los divorciados vueltos a casar en un artículo para “Stimmen der Zeit” (Voces del tiempo), revista católica de cultura cristiana, fundada en 1871, y actualmente la publicación periódica más antigua de Alemania, vinculada a la Compañía de Jesús. El cardenal volvió a expresarse sobre el problema de la admisión de separados vueltos a casar al sacramento de la Comunión en casos específicos: una “teología realista del matrimonio debe contemplar el fallo, así como la posibilidad del perdón”, escribió en su artículo, publicado anticipadamente en el sitio de “Stimmen der Zeit”. Kasper se expresó a favor de la posibilidad de poder ofrecer a las personas involucradas recibir la Comunión, en condiciones bien delimitadas, después de un proceso de penitencia. A tal fin, para el purpurado debe existir “un juicio honesto de la persona implicada en relación con su situación personal” y un parecer positivo de parte del confesor: y “el control del proceso debe ser competencia del obispo de la diócesis a la que pertenezca”. “No se trata de excepciones al derecho”, puntualizó Kasper, “sino de una aplicación adecuada y misericordiosa del derecho”. “Cada situación debe ser verificada con comprensión, discreción y tacto”, prosiguió.

“Puede haber sólo soluciones individuales, pero no una solución general”, escribe Kasper en la contribución para “Stimmen der Zeit”, titulado “Una vez más: ¿la admisión de los divorciados vueltos a casar a los sacramentos?”. Para el cardenal, presidente emérito del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, una “tal evolución de la praxis de la penitencia al interior de la Iglesia” para los divorciados vueltos a casar no representa “una ruptura con la doctrina y la práxis de la Iglesia”. Kasper escribió, atento al diálogo en curso y considerando eventuales críticas, que una hermenéutica “correctamente entendida” de la continuidad “no excluye sino que sobre todo incluye reformas prácticas y consiguientemente, un momento de discontinuidad”, refiriéndose expresamente, el teólogo de ochenta y dos años, al discurso del Papa Benedicto XVI al Colegio de Cardenales y miembros de la Curia Romana del 22 de diciembre de 2005. Ya en ocasión de la reunión plenaria del Colegio Cardenalicio en el Vaticano para el Consistorio extraordinario en febrero de 2014, encargado por el Papa Francisco de la relación base, Kasper se prounció a favor de la admisión de los divorciados vueltos a casar a la Eucaristía, en casos particulares.