Thursday, May 07, 2015

Remisión de la excomunión por el aborto, “el pecado no se cancela”: Card. De Paolis

El pasado May-05-2015, fue presentado oficialmente el Jubileo de la Misericordia por parte de Mons. Rino Fisichella, Presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización y monseñor Graham Bell (aquí la información de V.I.S., y aquí el video completo de la presentación). Luego de lo cual se ha informado profusamente sobre el “perdón del aborto” por parte de los llamados “misioneros de la misericordia”, como por ejemplo lo detalla este despacho de agencia ANSA, May-05-2015.

CIUDAD DEL VATICANO, 5 (ANSA) - La absolución de los pecados más graves, como el aborto, será uno de los mandatos especiales con los que contarán durante el período del Jubileo extraordinario los llamados "misioneros de la Misericordia", o sea los enviados especiales que el Papa enviará a todas las diócesis del mundo en ocasión del Año Santo.

Así lo destacó a ANSA el presidente del Pontificio Consejo de la Nueva evangelización, monseñor Rino Fisichella, responsable de las celebraciones del Jubileo convocado por papa Francisco, al precisar algunas de las tareas de los sacerdotes enviados a las diócesis "con el acuerdo" por otra parte del obispo local.

"Los misioneros de la misericordia son sacerdotes enviados por el Santo Padre al comienzo de la Quaresma. El Papa los enviará como señal concreta sobre como debe ser un sacerdote", o sea -precisó Fisichella- "un hombre de perdón, cercano a todos" y una de cuyas "facultades" será precisamente la de la absolución en la confesión del aborto.

El Jubileo extraordinario, que tendrá lugar entre finales de este año y del 2016, está dedicado a la Misericordia y fue anunciado por el Papa el pasado 11 de abril con una "bula".

Allí, Francisco precisó que los misioneros especiales son sacerdotes "a los que otorgaré la autoridad de perdonar incluso a los pecados reservados a la Sede Apostólica, de manera que la amplitud de su mandato resulte clara". Se trata de pecados por los que en otras palabras se cae en una excomulgación automática.

Los misioneros especiales podrán absolver el procurado aborto "en todas las condiciones", precisó monseñor Fisichella. "El aborto -añadió- es un pecado reservado como tal porqué el obispo puede conceder con una iniciativa suya la facultad del perdón en las diócesis. La concede normalmente al canónico de las penitencias, a veces las amplía incluso a los otros sacerdotes. En este caso, el Papa la ha otorgado también a los misioneros".

Ante la pregunta sobre si se trata de una novedad, monseñor Fisichella afirmó: "lo que es nuevo es la fisionomía de los misioneros, por lo tanto todo lo que se les da para explicitar su mandato es nuevo", indicó recordando la importancia de "la exigencia de manifestar el perdón.. y la cercanía: ésto es lo que el Papa pide a todos los sacerdotes".

Fisichella precisó por otra parte que dentro del ámbito de la confesión, la facultad del perdón abarcará no solamente la madre que haya realizado el aborto sino también sus familiares que también hayan participado en esa decisión, además de losmédicos, operadores sanitarios y otras personas.

En razón de estas informaciones, el cardenal Velasio De Paolis (imágen), presidente emérito de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede, ha concedido una entrevista a QN (es decir, los periódicos Il Resto Del Carlino, Il Giorno y La Nazione), en donde aborda el tema y hace algunas puntualizaciones. Traducción de Secretum Meum Mihi.

El Papa y la remisión de la excomunión por el aborto. El cardenal De Paolis: ‘Pero el pecado no se cancela’
Giovanni Panettiere

“El aborto es un pecado, no es que el Papa haya decidido abrogarlo. Esto debe aclararse de inmediato para evitar malos entendidos y anticipando que, en una materia delicada como la defensa de la vida, no tiene ningún sentido”. Invoca la vía de la prudencia el cardenal italiano Velasio De Paolis, nacido en 1935, presidente emérito de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede. Emergió en las noticia el año pasado en la víspera del Sínodo, porque estaba entre los cinco cardenales autores del libro “Permaneciendo en la Verdad de Cristo” contra la comunión para los divorciados vueltos a casar, el canonista acoge la “bondad” de la decisión de Francisco para dar a determinados confesores, durante el jubileo, la posibilidad de remitir la excomunión para el aborto y luego de absolver el pecado, pero detiene el “bombo mediático”.

¿Por qué, cardenal?

“Es un hecho normal que, con ocasión de un evento altamente espiritual como un Jubileo, para que alcancen a la misericordia, la Iglesia venga al encuentro de los pecadores y elimine todos los obstáculos para permitir la absolución de un pecado gravísimo como el aborto”.

Que en sí mismo no puede ser perdonado por un simple sacerdote.

Por supuesto que no. En primer lugar se necesita que sea remitida la pena canónica de la excomunión y ello sólo lo puede hacer el obispo, a menos que él mismo otorgue esta facultad a los párrocos. Como de hecho fue el caso recientemente en algunas diócesis italianas”.

En Terni o incluso en Turín, para [la ostensión de] la Sábana Santa. Pero aquí está la decisión del Papa y es válido para toda la Iglesia. Hay un poco de diferencia...

“El Jubileo es un tiempo de benevolencia en el que se debe ayudar a la reconciliación entre el hombre y Dios. Dicho esto, para obtener la remisión de la excomunión, quien se confiesa debe estar verdaderamente arrepentido. Con mayor razón cuando hablamos de un aborto procurado, un pecado sobre el cual no puede haber ningún malentendido”.

¿A qué se refiere?

“Al hecho de que la Iglesia sigue considerando pecado el aborto, independientemente de esta decisión del Papa”.

¿Teme que pueda existir instrumentalizaciones?

“Yo este bombo no lo entiendo... Luego deben ser tenidas en cuenta las fugas desequilibradas[*]. Espero, sin embargo, que no haya confusión porque objetivamente no veo margen para malos entendidos”.

¿Se esperaba un acto parecido de Francisco?

“Él es el Papa de la misericordia y quiere demostrar la benevolencia de la Iglesia frente a los pecadores. Ciertamente no cancelar el pecado del aborto”.

[*] Lit. fughe in avanti, indicando una toma radical de posición errónea por parte de la mayoría, la cual está alejada de la realidad e incide en la percepción de la misma. (N. de T.).