Wednesday, May 27, 2015

Más sobre la reunión “discreta” de episcopados progresistas en vistas al Sínodo

Aparte de lo que señalamos ayer (aquí), sobre la la reunión “discreta” de episcopados progresistas en vistas al Sínodo sobre la familia, señalamos ahora informaciones provenientes de otros dos medios más.

Sobre la característica de discreción de la reunión, escribe Edward Pentin en National Catholic Register, May-26-2015.

Hablando a National Catholic Register mientras abandonaba la reunión, el cardenal [Reinhard] Marx insistió en que la jornada de estudio no fue secreta. Pero llegó a irritarse cuando se presionó sobre por qué no fue anunciada, diciendo que él simplemente había venido a Roma a “título personal” y que tenía todo el derecho a hacerlo.

Lo cual contradice que se trate de una reunión rutinaria, “anual”, de obipos y teólogos de Francia, Alemania y Suiza, como señalaba la agencia I.Media el lunes (ver aquí).

Sobre la participación de medios de comunicación en la reunión, escribe también Pentin.

También notorio fue el gran número de representantes de los medios de comunicación. Periodistas de Frankfurter Allgemeine Zeitung, las televisoras alemanas ZDF y ARD, el diario italiano La Repubblica y los medios de comunicación católicos franceses La Croix y I-Media estuvieron también presentes. Su presencia fue “sorprendente”, dijo un observador, quien predijo que se utilizarán para promover la agenda de la materia en discusión en las semanas previas al sínodo.

Esto último confirma lo escrito previamente por Marco Tosatti en su blog (y que señalamos previamente aquí): “Fueron admitidos también algunos periodistas de la prensa y la televisión, para ayudar a encuadrar el evento en la prospectiva deseada”.

Por otra parte, se lee en Catholic News Agency, May-26-2015.

A una persona que participó en la discusión subrayó a CNA el 26 de mayo que “la melodía era aquella de una apertura pastoral sobre cuestiones como la comunión para los divorciados vueltos a casar, y el cuidado pastoral de los homosexuales”.

Uno de los oradores, que pidió ser mantenido en el anonimato, se negó a comentar sobre el propósito de la conferencia y el tono de la discusión, ya que “está infortunadamente prohibido a nosotros por los organizadores dar cualquier entrevista o explicación sobre la conferencia de ayer”.