Sunday, April 12, 2015

Autoridad civil argentina reconoce a la FSSPX/SSPX como organización perteneciente a la Iglesia


Información de periódico Clarín, Abr-12-2015, pág. 57 (copia facsimilar en la imágen, click para ampliar).

Resolución de la Secretaría de Culto
Los lefebvristas vuelven a ser admitidos por la Iglesia argentina

Es una comunidad ultraconservadora. Se reintegran en el país pero en el Vaticano encuentran resistencia.

En la Argentina, los miembros de la comunidad ultraconservadora fundada por el obispo francés Marcel Lefebvre –excomulgado por el Papa Juan Pablo II en el año 1988 junto a otros cuatro obispos– volvieron formalmente a la Iglesia católica. Así se desprende de una resolución de la secretaría de Culto de la Nación –publicada en el Boletín Oficial al terminar esta semana– en la que reconoce a la Fraternidad de los Apóstoles de Jesús y María o Fraternidad San Pío X (los lefebvristas) como persona jurídica y –la clave– la incorpora al Registro de Instituto de Vida Consagrada, que componen las congregaciones y órdenes católicas.

Para esa incorporación debió mediar un pedido de la autoridad eclesiástica que, en este caso, fue hecho por el arzobispo de la Ciudad de Buenos Aires, cardenal Mario Poli.

La incorporación en el país de los lefebvristas a la Iglesia católica se produce mientras el Vaticano mantiene dificultosas tratativas con esa comunidad a nivel mundial para su vuelta a Roma. Las conversaciones se iniciaron en 2000 por voluntad de Juan Pablo II. En 2009 Benedicto XVI dispuso levantar la excomunión de los cuatro obispos –Lefebvre murió en 1991–, que era una de las demandas de la comunidad ultraconservadora.

La decisión de Joseph Ratzinger –no exenta de polémica– le trajo un gran dolor de cabeza al Papa alemán porque casi inmediatamente se conocieron declaraciones de uno de los obispos beneficiados, residente en la Argentina, Richard Williamson, que negaba el Holocausto. Entonces, el gobierno encabezado por Cristina Kirchner decidió expulsarlo del país.

Como Williamson insistió, al menos parcialmente, con sus opiniones y se puso al frente del grupo más radicalizado de los lefebvristas, fue expulsado de la Fraternidad San Pío X en 2012.

A su vez, Benedicto XVI lo suspendió “ad divinis” y en una carta a todos los obispos admitió haberse equivocado, al no informarse sobre los antecedentes negacionistas de Williamson.

La vuelta de los lefebvristas a la Iglesia en la Argentina –que se descuenta que contó con el visto bueno del Papa Francisco– es vista en las cercanías del pontífice como un logro porque implica que al menos un sector de los seguidores de Lefebvre aceptan el Concilio Vaticano II. Pero seguramente no les caerá bien a sectores progresistas. Al fin de cuentas, ése era el deseo de los inmediatos antecesores de Francisco.

En el Brasil, hace ya un tiempo que una parte de los lefebvristas volvió a la comunión con Roma, al pasar a ser una Prefectura Apostólica, que depende directamente del Papa.


Entradas Relacionadas: Reconocimiento civil de la FSSPX/SSPX en Argentina, palabras de Mons. Guido Pozzo e información de agencia DICI.