Thursday, March 19, 2015

Nota oficial de la Diócesis de Nova Friburgo-RJ, Brasil, respecto de una ilegítima consagración episcopal

La Diócesis de Nova Friburgo, Rio De Janeiro, Brasil, ha emitido esta que llaman “Nota Oficial”, respecto de la consagración ilegítima de un obispo por parte del obispo Richard Williamson (entradas anteriores relacionadas aquí, aquí y aquí). Esta es una traducción de la misma realizada por Secretum Meum Mihi.


Al clero, los religiosos y los fieles laicos de la diócesis de Nova Friburgo

Con gran tristeza tomé conocimiento de la inminente celebración de la ilegítima ordenación episcopal en el Monasterio de la Santa Cruz, en nuestra amada Diócesis de Nova Friburgo. Se afirma “ilegítima”, por cuanto será realizada sin el necesario mandato apostólico de Su Santidad el Papa Francisco.

Sin duda, la génesis de tal ordenación episcopal ilegítima tiene ya muchos años. Hay que recordar los grandes esfuerzo realizados por los Sumos Pontífices San Juan Pablo II y Benedicto XVI a fin de asegurar la plena comunión con la Iglesia de todos los seguidores del arzobispo Marcel Lefebvre. Gracias a Dios, mucho se ha avanzado y los frutos son numerosos.

No obstante, como se comprueba, no todos atendieron a las súplicas y propuestas generosas de diálogo y compromiso para la plena comunión.

La ilegítima ordenación episcopal ahora en causa será una desobediencia al Papa en materia gravísima, en un tema de capital importancia para la unidad de la Iglesia, la ordenación de obispos, mediante la cual es mantenida sacramentalmente la sucesión apostólica. Tal acto ilegítimo lleva a un rechazo práctico del Primado del Romano Pontífice, constituyendo en sí mismo un acto cismático, con pena de excomunión automática prevista por el Código de Derecho Canónico, tanto en cuanto al Obispo Ordenante Richard Williamson, como de quien será ordenado Obispo. Ahora, no se puede permanecer fiel rompiendo el vínculo eclesial con aquel a quien el propio Cristo, en la persona del Apóstol Pedro, confió el ministerio de la unidad en su Iglesia.

Como Obispo de Nova Friburgo, me cabe exhortar a todos los fieles católicos para que cumplan con el grave deber de permanecer unidos al Papa en la unidad de la Iglesia Católica, y de no apoyar de modo alguno esa ilegítima ordenación episcopal y las consecuencias que de ella derivan. Ninguno debe ignorar que la adhesión formal al cisma constituye una grave ofensa a Dios y comporta la excomunión también prevista por el Código de Derecho Canónico. Por tanto, a los sacerdotes y fieles se les advierte para que no apoyen el cisma, caso contrario, incurrirán, ipso facto, en la gravísima pena de excomunión.

Creo poder garantizar en nombre de todo el clero, religiosos y fieles laicos al sucesor de Pedro, el Papa Francisco, el primero a quien compete la tutela de la unidad de la Iglesia, nuestra filial unión y obediencia, en especial en este doloroso momento. Por tanto, enviaré una carta a Su Santidad. De cualquier forma, tal acto ilegítimo y cismático ofrece a todos la ocasión de una profunda reflexión y un renovado compromiso de fidelidad a Cristo y a su Iglesia.

Finalmente, supliquemos incesantemente la intercesión de la Santísima Virgen María, Madre de la Iglesia, para que podamos exigirnos más en las palabras del propio Cristo: Ut omnes unum sint!

+ Edney Gouvêa Mattoso - Obispo Diocesano de Nova Friburgo