Saturday, March 07, 2015

Marini —el malo— casi fue el nuevo flamante Prefecto del Culto Divino. ¡Gracias Dios mio, por no permitir que caigamos en manos de nuestros enemigos!

Pray Tell, Mar-04-2015, dice que la elección de Piero Marini como Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos estuvo casi cocinada pero supuestamente los ratzingerianos se opusieron y privaron la Iglesia de semejante gracia. Imaginamos que, y según el modo corriente de pensar predominante en tiempos contemporáneos, por este hecho los ratzingerianos darán cuenta a Dios de tan execrable crímen.

Dice Pray Tell que un corresponsal en Roma, identificado simplemente como “P. Anthony, quien está allí en un mes sabático”, reporta:

Supe que el Papa Francisco había casi decidido nombrar a Piero Marini al cargo de la Congregación para el Culto Divino. Pero a esto se opusieron los más altos niveles de la previa administración, y Francisco cedió por respeto a su predecesor.

Pero claro, si la cosa es de la forma en que se presenta, entonces es que los neopelagianos, criptopelagianos, afectos ideologizados esotericamente a un rito, enamorados de una “reforma de la reforma” de la cual es equivocado hablar, insidiaron y bloquearon su nombramiento; pero sí el nombramiento hubiera sido del gusto progre, entonces es que el Espíritu Santo intervino para hacer recaer la elección en una lumbrera.

Como a nosotros nos importa un bledo lo que digan, expresamos nuestra opinión y damos gracias a Dios por los favores recibidos.