Sunday, March 01, 2015

Comandante de la Gendarmería vaticana: Así protegemos al Papa



En las imágenes, correspondientes a Jun-26-2013, se aprecia al Comandante de la Gendarmería vaticana, Domenico Giani (recuadro rojo), no propiamente desplegando todos los recursos que tenía a mano para proteger a Francisco, lo único que tenía a mano era su cámara para tomar fotos mientras un grupo de budistas se acercaron a Francisco para saludarlo y darle algunos presentes.

Suponemos que dicho comportamiento ha cambiado de esa parte a ahora porque, en una entrevista que publica Polizia Moderna, revista mensual oficial de la policia de estado, Giani acepta que, en relación al Estado Islámico, existen amenazas. Esperamos que, Dios no lo quiera, caso de haber algún suceso que represente peligro a la vida de Francisco, no esté listo en dicho momento tomando las instantaneas para la posteridad.

Varios medios retoman hoy la información contenida en la dicha entrevista. Este es un artículo en español al respecto de Vatican Insider.

Terrorismo; Giani: así protegemos al Papa
El comandante de la Gendarmería vaticana concedió una entrevista a la revista “Polizia Moderna”

28/02/2015
redacción


«La amenaza existe. Esto es lo que surge de los coloquios que he tenido con los colegas italianos y extranjeros. Pero una cosa es la existencia de la amenaza, otra la planificación de un ataque. Por el momento, puedo decir que no tenemos conocimiento de planes de atacar el Vaticano o al Santo Padre». Es lo que dijo Domenico Giani, comandante de la Gendarmería vaticana, a la revista italiana “Polizia Moderna”.

«El nivel de atención –explicó Giani– es constantemente elevado, siempre adecuado a las circunstancias. No existen solo las amenazas del EI, sino también los peligros de acciones solitarias, que son más peligrosas porque son imprevisibles. Pienso en los fanáticos, en enfermos mentales, en mitómanos, o, simplemente, en individuos que podrían decidir actuar en el Vaticano por la relevancia mediática que se puede obtener».

Y la tarea de ocuparse de la seguridad de un Papa que siempre busca el contacto con la gente es particularmente difícil. «El Santo Padre –reveló el comandante de la Gendamería vaticana– no pretende abandonar el estilo de su Pontificado, basado en la proximidad. Es decir en el encuentro directo con el mayor número posible de personas. Incluso siendo Pontífice, sigue siendo el sacerdote que no quiere perder el contacto con su rebaño. Entonces, nosotros que nos encargamos de Su seguridad somos los ue tenemos que adecuarnos a Él, y no al contrario. Debemos hacer todo lo posible para que Él pueda seguir desempeñando su ministerio como le parezca y crea». Francisco, añadió, «está muy consciente de la amenaza que pesa sobre su persona, pero su única preocupación es por los fieles. El Vaticano es un lugar en el que todos los días, entre las visitas a la Basílica, a los Museos y las audiencias, transitan decenas de miles de personas. Y deben sentirse relajadas y seguras».

Giani asegura además que hay una buena colaboración con los países islámicos, de los cuales «no me llega solo información preciosa, sino también muestras de afecto y admiración por el Santo Padre. Puedo decir que hoy el Santo Padre es visto y respetado por el Islam como la mayor autoridad moral del mundo».

Los gendarmes vaticanos son 130, aunque, subraya el Comandante, «a la luz de la situación de riesgo que nos involucra, deberíamos ser más. Pero los límites de los balances y la austeridad también existen en el Vaticano». Para acceder al Cuerpo «hay requisitos necesarios. Nates que nada, se requiere ser buen cristiano y sentir amor por la Iglesia. Y también tener el bachillerato y medir más de 1 metro 78. No es obligatorio ser militares, pero ayuda en el puntaje. En el último concurso, para veinte puestos, se presentaron alrededor de mil chicos». Por ahora no se aceptan mujeres.