Sunday, February 01, 2015

Diócesis de Baurú pide no asistir a “misa alternativa” del excomulgado Roberto Francisco Daniel

En el pasado nos referimos a este personaje en dos ocasiones y por la misma causa (aquí y aquí), pero el individuo en cuestión parece no darse por aludido cuando le dicen que está excomulgado.

Esta es una información de agencia EFE, Ene-26-2015.

Río de Janeiro, 26 enero (EFE)- La Iglesia católica de Brasil pidió hoy a sus fieles que no participen en las misas organizadas por el sacerdote Roberto Francisco Daniel, excomulgado el año pasado por defender las relaciones homosexuales.

El párroco ofició este domingo su primera misa después de haber sido excomulgado el pasado noviembre, en la que según medios locales congregó a entre 500 y 800 fieles en un pabellón deportivo de Baurú, ciudad limítrofe a Sao Paulo.

Daniel calificó la ceremonia como una "misa alternativa" sin relación con cualquier confesión religiosa, aunque él usó una casulla verde parecida a las de los sacerdotes católicos y siguió los ritos de esta confesión, como la comunión.

La diócesis de Baurú divulgó hoy un comunicado para reiterar la excomunión del sacerdote y solicitar a los fieles que no le sigan en estas celebraciones.

En el comunicado, la diócesis subrayó que los matrimonios oficiados por Daniel después de su excomunión son nulos según el derecho canónico católico.

Asimismo la Iglesia afirmó que Daniel practicó "actos cismáticos y heréticos" de modo "libre y consciente" por lo que fue excomulgado "automáticamente".

En un vídeo en internet, Daniel sostuvo que no pretende crear una nueva iglesia, aunque tiene intención de celebrar misas semanales, y aseguró que "la única doctrina" en la que se basan sus enseñanzas "es el amor".


El sacerdote generó malestar en el clero por criticar abiertamente el "dogmatismo" de la Iglesia y afirmar que "es posible que dos personas del mismo sexo se amen".

Daniel sostiene que Jesucristo "amaba a todos los seres humanos sin prejuicios" e "independientemente de su condición social, de su raza y de su sexualidad".

Por sus roces con el clero, Daniel anunció en 2013 que dejaría el sacerdocio, aunque un año después fue excluido de la Iglesia por mantener sus posiciones y ahora asegura que ha regresado a los hábitos a petición de los fieles que asisten a sus misas.